CASACIÓN: ILOGICIDAD DE LA MOTIVACIÓN – violación sexual.
16 agosto, 2019
DUDA RAZONABLE. Ni en la acusación ni en la requisitoria oral se cumplió con argumentar la existencia de indicios que corroboren la imputación.
18 agosto, 2019

ROBO AGRAVADO- Necesidad de que se valoren los medios de prueba en forma individual como en su conjunto.

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
PRIMERA SALA PENAL TRANSITORIA

RECURSO DE NULIDAD N.° 419-2017/ÁNCASH
PONENTE: JOSÉ LUIS LECAROS CORNEJO

Nuevo juicio oral

Sumilla. Resulta necesario que otro Colegiado emita un nuevo pronunciamiento, con el fin de que se valoren los medios de prueba, tanto en forma individual como en su conjunto; asimismo, se realicen nuevas diligencias a fin de determinar fehacientemente la responsabilidad o no de los encausados.

Lima, siete de mayo de dos mil dieciocho

VISTO: el recurso de nulidad interpuesto por la Fiscal Adjunta Superior de la Primera Fiscalía Superior Penal, contra la sentencia del dieciocho de noviembre de dos mil dieciséis (foja novecientos cuarenta y nueve), que absolvió de la acusación a José Enrique Chacpa Trujillo, Fredy Alexir Huertas Tineo y Wilmer Ávila Trujillo, del delito contra el patrimonio-robo agravado en grado de tentativa, en perjuicio de Chantal Juan Ramírez Tuya, Jhon David Loli Shuan y la Empresa Minera Huinac Sociedad Anónima Cerrada.

Intervino como ponente el señor juez supremo Lecaros Cornejo.

CONSIDERANDO

Primero. La fiscal adjunta superior de la Primera Fiscalía Superior del Distrito Fiscal de Áncash, en su recurso fundamentado (foja novecientos setenta y ocho) sostiene que:

1.1. La Sala Penal consideró que se acreditó el robo agravado en grado de tentativa; sin embargo, no se pudo vincular a los acusados José Enrique Chacpa Trujillo, Fredy Alexir Huertas Tineo y Wilmer Ávila Trujillo con los hechos imputados.

1.2. El Colegiado no analizó ni valoró todas las pruebas directas e indirectas actuadas durante el juicio oral; pues se acreditó, fehacientemente, el hecho delictivo de robo agravado en grado de tentativa con las pruebas que vinculan a los encausados como coautores del citado delito. Entre ellas se tiene:

a) La sindicación efectuada por el testigo agraviado Chantal Juan Ramírez Tuya, que debe ser valorada conforme con lo establecido en el Acuerdo Plenario 2-2005/CJ-116. Pues sus declaraciones (foja novecientos quince) no son contradictorias y deben ser valoradas teniendo en cuenta el momento en que fueron recibidas y con las pruebas que las corroboran. En su primera declaración (foja cuarenta y ocho) narró en forma coherente, minuciosa y detallada los hechos anteriores, concomitantes y posteriores, de los que solo pudo tener conocimiento al ser testigo presencial, y que fueron corroborados, sobre todo respecto a la forma como fue víctima del robo, refirió:

La persona de Luis Alfredo Napan Colán fue el sujeto que se colgó en el espejo del trailer y apuntó con un arma de fuego vociferando: “Esto es un asalto”, mientras que Wilmer Ávila Trujillo fue el sujeto que cruzó la pista hacia su carril, portaba una linterna luminosa e intentó subir por el lado del copiloto, pero al no lograr su objetivo se quedó vociferando palabas soeces”; lo cual coincide con el acta de registro vehicular de fojas veintitrés, efectuada por el personal de la Policía de Carreteras en el lugar de la intervención, donde se encontró una pistola marca Glock con serie PMG320 y el acta de registro vehicular ampliatorio de fojas treinta y uno, donde se halló oculta una pistola de nueve milímetros Parabellum, con la marca y serie al parecer erradicadas.

b) La declaración testimonial del agraviado John David Loli Shuan (fojas cincuenta y uno), quien identificó a Luis Alfredo Ñapan Colán como el sujeto que se colgó del espejo de la puerta izquierda de la cabina del vehículo y apuntó a Chantal Juan Ramírez Tuya con un arma de fuego, y Wilmer Ávila Trujillo como el sujeto que cruzó la pista hacia su carril portando una linterna (vara) luminosa e intentó subir por el lado del copiloto.

Existe persistencia en la incriminación del agraviado Chantal Juan Ramírez Tuya; su relato es coherente.

1.3. Si bien la Sala Penal señaló que el agraviado Ramírez Tuya –al ser interrogado en la audiencia de fojas novecientos dieciocho– reconoció a Fredy Alexir Huertas Tineo como la persona que intervino con una pistola, y no logró reconocer al otro implicado; sin embargo, a nivel preliminar, en el acta de reconocimiento físico (foja treinta), el agraviado refirió: “Reconozco a la persona de Luis Alfredo Napan Colán –ubicado en la tercera posición– como la persona que me apuntó con un arma de fuego, y a Wilmer Ávila Trujillo como la persona que se acercó por el lado del copiloto”. Respecto a Luis Alfredo Napan Colan, por resolución del cuatro de noviembre de dos mil quince, se declaró extinguida la acción penal por muerte; de lo que se evidencia una clara contradicción en sus versiones.

Al respecto, cabe apreciarse que en ningún momento el agraviado dejó atrás la imputación contra los encausados. Además, debe tenerse en cuenta que el imputado José Enrique Chacpa Trujillo, en su declaración policial de fojas cincuenta y ocho, en presencia del fiscal y de su abogado defensor, refirió que trabajó con su hermano Wilmer Ávila en una empresa exportadora de frutas y que llegaron a Huaraz para entregar una encomienda a Nelson Cabello, lo que se produjo en inmediaciones de la plaza de Armas de Huaraz y salieron para Chancay a las tres horas y treinta minutos, aproximadamente. En el trayecto fueron detenidos por un grupo de trabajadores y llegaron a conversar con el chofer del tráiler, el cual los quiso chocar porque aceleró el carro pasando por encima de los conos. Fueron intervenidos en el peaje de Tunán; por consiguiente, está claramente establecida la presencia física de los imputados, quienes reconocen haber estado en el lugar de los hechos; aunado a ello que se les encontró dos armas de fuego, una de ellas con la serie borrada.

La Sala Penal no ha valorado de manera individual y global las pruebas; tampoco ha efectuado la confrontación entre los hechos inicialmente alegados y los hechos comprobados. Por lo que la sentencia absolutoria no resiste el análisis lógico racional; en consecuencia, adolece de nulidad.

Segundo. Según la acusación fiscal de fojas seiscientos noventa y cuatro, el veintinueve de febrero de dos mil doce, Chantal Juan Ramírez Tuya denunció los hechos ante la comisaría de Chasquitambo. Estos se habrían perpetrado con arma de fuego, cuando se desplazaba por la carretera Huaraz-Pativilca, en compañía de su copiloto Jhon Loli Shuan, abordo del vehículo remolcador de placa de rodaje H1A-821, donde transportaba concentrado de mineral polimetálico a la ciudad del Callao-Lima. Cuando estaba por el kilómetro setenta y cuatro fue detenido por Luis Alfredo Napan Colán, quien vestía un uniforme refractario. En el lugar habían colocado conos de seguridad, por lo que paró el vehículo, lo que aprovechó Napan Colán para subir en forma intempestiva al estribo del conductor con un arma de fuego y exigirle que abra la puerta. Como el vehículo no había sido apagado, ello fue aprovechado por el agraviado, quien de inmediato emprendió su marca hasta llegar a la comisaría de Chasquitambo y poner en conocimiento los hechos.

Ante ello, en forma simultánea a la denuncia del agraviado, personal de la PNP de la comisaría de Chasquitambo hizo de conocimiento el hecho al personal de la comisaría de Protección de Carreteras de dicho sector, los mismos que movilizaron sus unidades vehiculares, ubicados estratégicamente en el trayecto de la vía, quienes intervinieron al vehículo de los autores del hecho en el control del peaje de Tunán, donde identificaron al conductor como Enrique Chacpa Trujillo y sus acompañantes Fredy Alexir Huertas Tineo, Luis Alfredo Napan Colán y Wilmer Ávila Trujillo, hallándose en la guantera del vehículo un arma de fuego (pistola) marca Glock, Austria veinticinco, calibre nueve milímetros, con una cacerina abastecida con nueve municiones, color negro, de propiedad de este último quien tenía licencia para portar armas.

Asimismo, los agraviados, a nivel policial, han reconocido plenamente a Luis Alfredo Napan Colán como el sujeto que le apuntó con el arma vociferando esto es un asalto y a Wilmer Ávila Trujillo como el sujeto que se acercó a la puerta del copiloto portando una vara luminosa; igualmente, realizada la ampliación del registro de vehículo se encontró en la camioneta otra arma camuflada de marca y serie erradicada o borrada.

Tercero. El artículo 139 de la Constitución Política del Perú recoge los principios y derechos de la función jurisdiccional. Al respecto, precisa en el inciso 3 la observancia al debido proceso y a la tutela jurisdiccional. Así, se tiene que los derechos fundamentales son valiosos en la medida de que cuentan con garantías procesales que permiten accionarlos, no solo ante los tribunales sino también ante la administración e, incluso, entre los particulares y las cámaras parlamentarias. La tutela de los derechos fundamentales a través de procesos, conduce necesariamente a dos cosas: primero, que se garantice el derecho al debido proceso material y formal de los ciudadanos y, segundo, que el Estado asegure la tutela jurisdiccional. De esa manera, la tutela judicial y el debido proceso se incorporan al contenido esencial de los derechos fundamentales, como elementos del núcleo duro de los mismos. Permitiendo, de esta manera, que a un derecho corresponda siempre un proceso y un proceso suponga siempre un derecho; pero en cualquiera de ambos supuestos, su validez y eficacia la definen su respeto a los derechos fundamentales. En consecuencia, “las garantías de los derechos fundamentales dan la oportunidad material de ejercer el derecho contra el Legislativo, Ejecutivo y Judicial, no solo en un sentido formal”. En consecuencia, el debido proceso encierra en sí un conjunto de garantías constitucionales que se pueden perfilar a través de identificar las cuatro etapas esenciales de un proceso: acusación, defensa, prueba y sentencia.

Cuarto. El derecho a la prueba es un derecho complejo, cuyo contenido está determinado por el derecho a ofrecer los medios probatorios que se consideren necesarios, a que estos sean admitidos y adecuadamente actuados, a que se asegure su producción o conservación de la prueba a partir de la actuación anticipada de los medios probatorios, y a que estos sean valorados de manera adecuada y con la motivación debida, con el fin de darles el mérito probatorio que tengan en la sentencia [STC 1014-2007-PHC y STC 6712-2005-HC/TC].

Quinto. La Sala Superior ha emitido sentencia sin valorar adecuadamente los medios probatorios actuados en el proceso, a fin de poder acreditar o no fehacientemente la responsabilidad de los encausados José Enrique Chacpa Trujillo, Wilmer Ávila Trujillo y Fredy Alexir Huerta Tineo, en los hechos imputados, y que, en efecto, es necesario que se valoren debidamente.

5.1. Las declaraciones primigenias de los agraviados en las que reconocen a los encausados Wilmer Ávila Trujillo y Luis Alfredo Napan Colán (ya fallecido), como las personas que intentaron robarles en la carretera relataron con detalle lo sucedido.

a) Manifestación del agraviado Chantal Juan Ramírez Tuya (foja cuarenta y ocho); en la que refirió que los hechos sucedieron el veintinueve de febrero de dos mil doce, a las dieciocho horas y cincuenta minutos, cuando conducía el vehículo remolcador acompañado de su copiloto, Jhon Loli Shuan, donde transportaba treinta toneladas de concentrado de mineral polimetálico de propiedad de Minera Huinac Sociedad Anónima Cerrada. Observó entre cinco y seis conos de color anaranjado colocados en la línea central de la vía y había una persona de sexo masculino vestido con polo amarillo, manga corta, chaleco anaranjado con reflectores con logotipo del Ministerio de Transportes y portaba una paleta con señal “Pare”, estaba parada a un costado de la vía en sentido contrario, levantó la paleta y le ordenó detenerse aduciendo que había un accidente de tránsito. A su vez, había una camioneta de color verde oscuro con lunas polarizadas con el vidrio roto de la luna posterior (lado izquierdo), estacionada al final de los conos. En ese momento, paró la marcha y se estacionó; cerca de la camioneta observó a otro sujeto que cruzó hacia su vía con una linterna luminosa y se acercó hacia la puerta de la cabina del lado de copiloto. En ese momento, el primer sujeto corrió hacia la cabina, se cogió del espejo y le apuntó con un arma de fuego vociferando: “Esto es un asalto”; al advertir este hecho, reaccionó inmediatamente y puso en marcha el vehículo. En ese momento, también el copiloto reaccionó y se lanzó hacia ese sujeto con la llave de rueda y pasó pisando los conos. Al ver su actitud, la camioneta con los dos sujetos adentro, le cerraron el paso y le metieron el carro, luego se fueron a toda velocidad y desaparecieron, después regresaron a recoger a sus cómplices. El agraviado interpuso la denuncia. Luego, le informaron que ya los habían intervenido y lo llevaron al peaje de Tunán para reconocerlos y constató que se trataba de los mismos sujetos y de la camioneta con el que intentaron robarle. Solo tenía trescientos soles para sus gastos personales. Reconoció a Alfredo Napan Colán como el sujeto que se colgó del espejo del trailer y le apuntó con un arma de fuego vociferando: “Esto es un asalto”. Reconoció también a Wilmer Ávila Trujillo como el sujeto que cruzó la pista hacia su carril portando una linterna (vara) luminosa e intentó subir por el lado del copiloto, pero al no lograr su objetivo se quedó vociferando palabas soeces. Responsabiliza de lo que le pueda suceder a los intervenidos. Es la primera vez que los ha visto.

b) Declaraciones del agraviado John David Loli Shuan, quien en su manifestación de fojas cincuenta y uno, reconoció que había una persona de sexo masculino con polo amarillo manga corta, y otro sujeto salió por detrás de una camioneta color verde oscuro con lunas polarizadas con el vidrio roto de la luna posterior (lado izquierdo). Reconoció al sujeto de polo amarillo manga corta, identificado como Alfredo Napan Colán, como el sujeto que se colgó en el espejo y apunto a Chantal vociferando: “Esto es un asalto”; al otro sujeto identificado como Wilmer Ávila Trujillo, como el sujeto que cruzó la pista hacia su carril portando una linterna (vara) luminosa e intentó subir por el lado del copiloto, y al no lograr su objetivo se quedó vociferando palabras soeces.

5.2. Las actas de reconocimiento físico, en las que los agraviados reconocen a los encausados Luis Alfredo Napan Colán y Wilmer Ávila Trujillo.

a) Acta de reconocimiento físico de fojas veintinueve, firmado por todos los intervenidos, por el agraviado John David Loli Shuan y el capitán de la policía Alan Olivos S. El agraviado reconoce a Wilmer Ávila Trujillo como la persona que portaba el arma de fuego y, a Luis Alfredo Napan Colán, como la persona que se acercó al conductor. No reconoce a las otras personas.

b) Acta de reconocimiento físico de fojas treinta, realizado por el denunciante Chantal Juan Ramírez Tuya, firmado por todos los intervenidos, por el agraviado y el capitán de la Policía Alan Olivos S., donde reconoce a la persona de Luis Alfredo Napan Colán como quien le apuntó con un arma de fuego, y a Wilmer Ávila Trujillo como la persona que se acercó por el lado del copiloto. Logró ver a dos personas en la camioneta, pero no los logró identificar.

5.3. Las actas de registro vehicular (camioneta color verde metálico) en las que se encontraron armas de fuego:

a) Acta de registro vehicular de fojas veintitrés, firmada por el intervenido encausado (conductor) José Enrique Chacpa Trujillo y el policía instructor Mendoza CH. Se consigna que a las veintiún horas y treinta y tres minutos, del veintinueve de febrero de dos mil doce, se intervino al citado conductor con el vehículo de placa de rodaje BOP-933, marca Mitsubishi, color verde metálico, modelo L200 CR 4 x 4 3 x 2 año dos mil siete, de propiedad de Corporación Omega Contratistas Generales Sociedad Anónima Cerrada. Positivo para armamento, una pistola marca Glock, modelo 25 (B-25), N.° de serie PMG 320, calibre 380 auto, con una cacerina y nueve municiones, sin percutar. Esta arma estaba en el interior de la guantera del vehículo de placa BOP-933. Se halló el documento de identidad 43193655 del encausado Wilmer Ávila Trujillo, una billetera de cuero color negro y una tarjeta de propiedad del Banco Interbank.

b) Acta de situación del vehículo que se pone a disposición (foja veinticuatro), firmada por el encausado José Enrique Chacpa Trujillo (conductor). Se consigna “parabrisa posterior lado izquierdo roto”.

c) Acta de registro vehicular ampliatorio (foja treinta y uno), realizado con presencia del fiscal. Se consigna que el vehículo presenta parabrisas posterior al lado izquierdo, que está tapado con plástico y cinta de embalaje. En el techo cuenta con una ventana corrediza, con una manija de material de fibra, en la cual al abrirse se halló un arma de fuego envuelta con una bolsa de plástico transparente con la inscripción: “Registro de propiedad industrial Indecopi, casco protección industrial”. La mencionada arma de fuego (pistola) se encuentra con la serie y marca limada, pavonada, color negro, con una cacerina abastecida con diez municiones calibre nueve milímetros Parabellum.

5.4. Acta de registro personal (foja veinticinco) realizado a Wilmer Ávila Trujillo. La firma de este y del policía instructor. Positivo para pistola marca Glock, modelo 25, calibre 380; tiene licencia de posesión de arma de fuego, porta una cacerina abastecida con nueve municiones sin percutar.

5.5. El Certificado de antecedentes policiales de Luis Alfredo Napan Colán de fojas ciento seis, en el que se consigna que registraba antecedentes por robo agravado, correspondientes al treinta de marzo de dos mil dieciséis.

5.6. Las declaraciones de los encausados José Enrique Chacpa Trujillo, Luis Alfredo Napan Colán (fallecido), Wilmer Ávila Trujillo y Fredy Alexir Huerta Tineo, quienes en su declaración se ubican en el lugar en el que habría presuntamente ocurrido el robo.

5.7. La manifestación del encausado Wilmer Ávila Trujillo (foja cincuenta y cuatro), con presencia fiscal, en la que refirió, en un primer momento, que en la ruta no tuvieron ningún problema hasta llegar a Tunán donde los intervino la policía. Los efectivos, al revisar su camioneta, encontraron en la guantera una pistola de su propiedad, por lo que la policía los condujo a la comisaría.
En la ruta de Huaraz a Chasquitambo, en una zona desolada, los pararon tres personas y más al fondo había otras; observaron que el camión del agraviado que los sindica estaba en la parte de atrás. Había más vehículos y, como todos querían avanzar, tocaron el claxon y empezaron a avanzar. El señor que hizo parar el tránsito comenzó a darles pase. Es ilógico que hayan querido robar porque cuenta con dinero. Además, el agraviado maneja un vehículo pesado y no sabe manejar. En sede plenarial (foja ochocientos noventa y siete) indicó que había personas con chalecos y conos en la pista.

5.8. La manifestación del encausado José Enrique Chacpa Trujillo (foja cincuenta y ocho), realizada con presencia del fiscal, en la que señaló que en el trayecto fueron detenidos por unos trabajadores de asfaltado de la pista y, luego llegó un tráiler. El señor que estaba con sus luces de pare y señalización accedió a ir a dar el alto al conductor del tráiler; este se detuvo y, entre unos diez y quince segundos, empezó a zigzaguear en la pista, como vio que iba a chocarlo aceleró el carro y pasó por encima de los conos que estaban en la pista. En Tunán, una patrulla los paró y les dijo que su vehículo había sido denunciado por intento de robo. El día de los hechos él manejaba la camioneta, que es de su hermano Ávila Trujillo, pero como él no tiene licencia, por eso, él conducía. Indicó que lo acusan por la simple razón de que estuvo detenido en el sitio donde asfaltaban la carretera y lo hicieron estacionarse. La pistola le pertenece a Wilmer Ávila Trujillo, quien tiene licencia para portar armas. A fojas setenta y seis, refirió que la luna del carro se rompió cuando su hermano compró una cocina de gas. En sede plenarial (fojas ochocientos ochenta y tres) dijo que había una persona que hacía detener los vehículos, y cuando vio que el tráiler se le venía encima, aceleró y se fue por miedo a que lo choquen.

5.9. La manifestación del encausado Luis Alfredo Napan Colán (fojas sesenta y cuatro), realizada con presencia del fiscal, quien indicó que en una curva había unos señores con chalecos y uniformes anaranjados con señales de pare; los hicieron detener y llegaron otros carros. El carro que los seguía era el tráiler del chofer que los ha denunciado, los quiso chocar y, por eso, José aceleró y volteó los conos. Cuando siguieron la ruta no vieron ningún carro detenido que se haya volteado o chocado en la pista. Luego la policía los detuvo. Al registrar a Wilmer le encontraron un arma, del cual tiene licencia. El agraviado lo acusó diciéndole que él había sido uno ellos porque tenía el polo amarillo. Sí tiene antecedentes por robo agravado del año dos mil, pero es inocente.

5.10. La manifestación del encausado Fredy Alexir Huerta Tineo (foja setenta), realizada con presencia fiscal, en la que señaló que el encausado Chacpa Trujillo conducía el vehículo. En el trayecto no hubo ningún percance. En sede plenarial (foja ochocientos noventa) mencionó al “señor de los conos”, que el carro empezó a avanzar y ellos también.

Sexto. Es necesario se realicen las siguientes diligencias, con el fin de determinar fehacientemente la responsabilidad o irresponsabilidad de los encausados José Enrique Chacpa Trujillo, Wilmer Ávila Trujillo y Fredy Alexir Huerta Tineo:

6.1. Se realice la continuación de la declaración plenarial de los agraviados Chantal Juan Ramírez Tuya y Jhon David Loli Shuan.

6.2. De existir contradicciones, se debe realizar la diligencia de confrontación entre estos y los encausados José Enrique Chacpa Trujillo, Fredy Alexir Huertas Tineo y Wilmer Ávila Trujillo.

Sétimo. Por lo expuesto, resulta necesario se emita nuevo pronunciamiento por otro Colegiado, donde se valoraren los medios de prueba, tanto en forma individual como en su conjunto. Ello sin perjuicio de actuarse otras pruebas que sirvan para el mejor esclarecimiento de los hechos, a la luz de los principios de oralidad y contradicción.

Por lo acotado resulta de aplicación el segundo párrafo, del artículo 301, del Código de Procedimientos Penales.

DECISIÓN

Por estos fundamentos, con lo expuesto por el señor Fiscal Supremo en lo Penal, declararon: NULA la sentencia del dieciocho de noviembre de dos mil dieciséis (foja novecientos cuarenta y nueve), que absolvió de la acusación a José Enrique Chacpa Trujillo, Fredy Alexir Huertas Tineo y Wilmer Ávila Trujillo, del delito contra el patrimonio-robo agravado en grado de tentativa, en perjuicio de Chantal Juan Ramírez Tuya, Jhon David Loli Shuan y la Empresa Minera Huinac Sociedad Anónima Cerrada. RECOMENDARON a la Sala Superior tome medidas para asegurar el juzgamiento. MANDARON que otro Colegiado realice un NUEVO JUICIO ORAL, donde se tenga en cuenta lo expuesto en la parte considerativa de la presente Ejecutoria. DISPUSIERON se remita la causa al Tribunal de origen para los fines de Ley. Hágase saber a las partes procesales apersonadas en esta Sede Suprema.

DESCARGAR RESOLUCIÓN AQUÍ

Pin It on Pinterest