PECULADO CULPOSO. negligencia del funcionario por transitar por camino desolado.
1 septiembre, 2019
Conocimiento y voluntad de perpetraci贸n del delito
3 septiembre, 2019

饾棧饾棓饾棩饾棩饾棞饾棖饾棞饾棗饾棞饾棦: El deber de motivar supone adoptar una decisi贸n que contenga una s贸lida argumentaci贸n jur铆dica.

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA聽DE LA REP脷BLICA

PRIMERA SALA PENAL TRANSITORIA
RECURSO DE NULIDAD N.潞 984-2017
PUNO

NULIDAD DE LA SENTENCIA

Sumilla.聽En el proceso de valoraci贸n de聽pruebas, el juzgador debe expresar l贸gicamente las razones que sustentan su decisi贸n para establecer o no responsabilidad penal contra el procesado por cada uno de los delitos que se le imputan, con el objeto de garantizar su derecho a la debida motivaci贸n de las resoluciones judiciales.

Lima, diez de mayo de dos mil dieciocho

VISTO: el recurso de nulidad interpuesto por el representante del Ministerio P煤blico contra la sentencia del veintinueve de diciembre de dos mil diecis茅is (folio 503), que absolvi贸 a Froil谩n Quica帽o Ccallo de la acusaci贸n fiscal por el delito de parricidio, en perjuicio de la menor identificada con las iniciales E. Q. c.

Intervino como ponente el juez supremo QUINTANILLA CHAC脫N.

CONSIDERANDO

PRIMERO. T脡RMINOS DE LA IMPUTACI脫N

Conforme fluye de la acusaci贸n fiscal (folio 125), se imputa a Froil谩n Quica帽o聽Ccallo la comisi贸n del delito de parricidio en agravio de su menor hija de iniciales E. Q. C. Seg煤n los t茅rminos de la imputaci贸n se sostiene que el teniente gobernador de la Comunidad Campesina de Chacocunca, del distrito de Asillo, mediante Informe N.掳 03-2002-TG/CCCH, comunic贸 a la Comisar铆a PNP聽 de Asillo de fallecimiento de la menor agraviada, ocurrido el primero de marzo de dos聽mil dos; en virtud a ello, efectivos policiales se constituyeron al domicilio聽de la menor con la finalidad de llevar a cabo una constataci贸n; sin embargo, Froilan Quica帽o Ccallo y Celia Flora Apazo Apaza (progenitor y madrasto de la menor聽agraviada) no se encontraban en su domicilio. Frente a dicha聽circunstancia, pobladores del lugar indicaron que la menor fallecida fue sepultada por sus 芦padres禄 el dos de marzo de dos mil dos con autorizaci贸n del t茅cnico en enfermer铆a, Ram贸n Vilavila Mamani (quien laboraba en el centro de Salud de 脩aupapampa); as铆, tambi茅n refirieron que la menor era v铆ctima de constante agresi贸n f铆sica y psicol贸gica por parte de su madrastra Celia Apaza Apaza y su progenitor Froil谩n Quica帽o Ccollo. Esto 煤ltimo se verifica con la聽Necropsia Posexhumaloria (dieciocho de聽marzo de dos mil dos) realizado a la menor聽agraviada por los peritos m茅dicos Francisco Herrera Bereche y Jaime Enrique Delgado Casaca, en presencia del juez de paz de Segunda Denominaci贸n del Distrito de Asillo, a trav茅s de la cual se determin贸 lo siguiente: 芦[ … ] la causa聽final de muerte es traumatismo craneoencef谩lico grave, conmoci贸n cerebral y licuaci贸n聽de la masa encef谩lica; adem谩s, bronconeumon铆a, desnutrici贸n grave y hemorragia g谩strica禄, diagn贸stico que fue ratificado ante el聽Despacho del Segundo Juzgado de Paz; lesiones que de ninguna manera pudo haberse ocasionado la menor agraviada con una simple ca铆da, conforme lo refiri贸 su madrastra Celia Apaza Apaza, ante el t茅cnico enfermero del lugar; por el contrario, se aprecia que la menor era v铆ctima de constante agresi贸n f铆sica por parte de las personas encargadas de su custodia, Froil谩n Quica帽o Ccallo y Celia Flora Apaza Apaza (progenitor y madrastra con los que radicaba), quienes actuaron con dolo (voluntad y conciencia de causar la muerte de la menor agraviada) y a sabiendas que era un acto contrario a derecho y ten铆an capacidad de discernir el bien del mal; maltrataron y victimaron a la menor, predominantemente en la cabeza y rostro, sin tomar en consideraci贸n que era una menor de, aproximadamente, cuatro a帽os de edad. incapaz de聽defenderse. De otro lado seg煤n la declaraci贸n de Ram贸n Edmundo Vilavila Mamani (t茅cnico de enfermer铆a del聽 puesto de salud de 脩aupapampa), la procesada Cecilia Apaza habr铆a llevado a la menor agraviada al puesto de salud聽 para su atenci贸n, porque esta presentaba dolores de est贸mago refiriendo que habria comido habas;聽afirmaci贸n que se desvirt煤a con el protocolo de necropsia por聽cuanto se le encontr贸 como contenido g谩strico alimenticio queso y granos de ma铆z lo que demuestra que dicha procesada ten铆a pleno conocimiento de su聽intenci贸n homicida para con la menor.

SEGUNDO. AGRAVIOS FORMULADOS

En representante del Ministerio P煤blico, al fundamentar su recurso de / nulidad (folio 523), aleg贸 que:

2.1. No existi贸 protocolo de necropsia que determinara la muerte de la menor agraviada, tan solo una autorizaci贸n expedida por Ram贸n Edmundo Vilavila (t茅cnico en enfermer铆a).

2.2.聽Si bien el Tribunal Superior (considerando s茅timo de la recurrida) arrib贸 a la聽conclusi贸n de que en autos no est谩 acreditada la responsabilidad penal del聽encausado Froil谩n Quica帽o Ccallo por los hechos que se le imputan; sin embargo, no meritu贸 el hecho que el encausado absuelto estuvo en el domicilio en el momento del deceso de la menor que era constantemente maltratada, como lo afirm贸 el teniente gobernador, los comuneros del lugar y el propio encausado.

2.3. Tampoco se apreci贸 ni valor贸 la circunstancia que el padre de la menor (Froil谩n Quica帽o Ccallo). en complicidad con Ram贸n Edmundo Vilavila Mamani (t茅cnico sanitario), logr贸 que se le otorgara una autorizaci贸n para la inhumaci贸n del cad谩ver de la menor, quien falleci贸 a consecuencia de un traumatismo enc茅falo craneano grave despu茅s de haber sido brutalmente golpeada, lo que le gener贸 diversas lesiones que pretendi贸 ocultar. logrando un entierro clandestino.

2.4. El padre de la menor agraviada es garante de la vida y salud de sus hijos y no cruel verdugo.

TERCERO. AN脕LISIS DEL PRESENTE CASO

3.1. A efectos de emitir sentencia, es preciso que el juzgador tenga plena 聽certeza de la responsabilidad penal o no del encausado, la cual solo puede ser generada por una actuaci贸n probatoria suficiente y adecuada; esto es,聽聽debe estar precedida por el acopio de prueba pertinente, conducente y 煤til para acreditar de manera indubitable y fehaciente la existencia del hecho imputado, as铆 como la culpabilidad y responsabilidad penal del encausado o, en su defecto,聽determinar su no responsabilidad en los hechos imputados.聽

3.2. En el proceso de valoraci贸n de las pruebas, el juzgador debe expresar l贸gicamente las razones que sustenten su decisi贸n para establecer o no responsabilidad penal contra el procesado por cada uno de los delitos que se le imputan; si fuera el caso. con el objeto de garantizar su derecho a la motivaci贸n de las resoluciones judiciales. derecho que seg煤n lo establecido por el Tribunal Constitucional. en la sentencia reca铆da en el expediente N.0 00728-2008-PHC/TC (caso Guiliana Flor de Mar铆a Llamoja Hilares), importa que los jueces, al resolver las causas, expresen las razones o justificaciones objetivas que los llevan a tomar una determinada decisi贸n. Estas razones deben聽provenir no solo del ordenamiento jur铆dico vigente y aplicable al caso. sino de los propios hechos debidamente acreditados en el tr谩mite del proceso.

3.3. De la revisi贸n y an谩lisis de los presentes actuados, se advierte que el Tribunal de Instancia absolvi贸 al encausado Froil谩n Quica帽o Ccallo de la acusaci贸n fiscal sobre la base que, si bien los t茅rminos de la tesis fiscal refieren que el encausado Froil谩n Quica帽o Ccallo y la persona de Celia Flora Apaza Apaza provocaron la muerte de la menor agraviada, no obstante, el citado Tribunal concluy贸 que de la revisi贸n minuciosa de los actuados no se aprecia ni infiere que exista: 芦[ … ]una sindicaci贸n directa o indirecta de que el acusado haya agredido a la menor agraviada y, como consecuencia de ello, se haya suscitado el fallecimiento de la menor agraviada [ … ]禄. y que tan solo existe una descripci贸n gen茅rica de la imputaci贸n determin谩ndose que: 芦[ … ] no se ha acreditado la responsabilidad penal del acusado Froil谩n Quica帽o Ccallo, [ … ] por el delito contra la vida, el cuerpo y la salud en su modalidad de homicidio agravado, en su forma de parricidio[ … ]禄.

3.4. Frente a dicha decisi贸n, este Colegiado Supremo advierte que en los聽presentes actuados existe un caudal probatorio que debe ser merituado en forma 铆ntegra y coherente, a fin de adoptar una decisi贸n que contenga una聽s贸lida argumentaci贸n jur铆dica que conlleve a una debida motivaci贸n; en tal sentido, se registra en el material probatorio que obra en autos la declaraci贸n de Ram贸n聽Edmundo Vilavila Mamani (t茅cnico en enfermer铆a), del catorce de聽marzo de dos mil dos, quien en sede preliminar y en presencia del fiscal (folio 14), ratific贸 su manifestaci贸n1 brindada a folio 07, en la que se帽al贸 que atendi贸 a la menor en horas de la ma帽ana del veintiocho de febrero de dos mil dos y diagnostic贸 que padec铆a obstrucci贸n intestinal; no obstante, se帽al贸 que si el聽caso lo ameritaba y de ser necesario deber铆a. 芦[ … ] practicarse la exhumaci贸n聽 del cad谩ver a fin de que se le practique la necropsia de ley禄; a nivel de instrucci贸n (del veinte de mayo de dos mil dos. obrante a folio 39) indic贸 que la聽 autorizaci贸n de inhumaci贸n se expidi贸 a pedido del padre de la menor.聽

3.5. As铆, tambi茅n, se registra en autos el protocolo de Necropsia Posexhumaci贸n realizada a la menor el dieciocho de marzo de dos mil dos聽 (suscrito por el perito m茅dico cirujano Francisco Herrera Bereche CMP 24153 y el m茅dico cirujano Jaime Enrique Delgado Coasoco CMP 36543), obrante a folio 21, o trav茅s del cual se聽concluy贸 que las causas del deceso de la menor se debieron a un: 芦Shock聽Neurog茅nico; traumatismo craneoencef谩lico grave: conmoci贸n cerebral; y licuaci贸n de masa encef谩lico禄; adem谩s se diagnostic贸 que sufri贸 de bronconeumon铆a, desnutrici贸n grave y hemorragia g谩strica.

3.6. Ante tales circunstancias, este Supremo Tribunal considera pertinente y necesario que los se帽ores peritos mencionados precedentemente (Francisco Herrero Bereche y Jaime Enrique Delgado Coosaca) concurran al contradictorio a efectos que cada uno de ellos lleve a cabo una explicaci贸n cabal de las conclusiones a las que se arribaron y, teniendo en consideraci贸n sus conocimientos especializados y experiencia profesional, establezcan si los traumatismos sufridos en el cuerpo de la menor occisa fueron producidos como consecuencia de una ca铆da o por contacto f铆sico de otra persona (mono ajena). Cabe se帽alar que si se produjera la imposibilidad de la concurrencia de los referidos peritos, se deber谩 convocar a otros m茅dicos especialistas en la materia (peritos), ello con la finalidad de determinar el medio por el cual se聽produjeron los traumatismos sufridos en la menor y, a partir de ello, establecer la responsabilidad o no del encausado. En consideraci贸n a lo expuesto, una vez llevada a cabo la exposici贸n por parte de los se帽ores peritos, ello deber谩 ser merituado frente a la tesis exculpatoria alegada por el encausado Froil谩n Quica帽o Ccallo, o la luz de la l贸gica y las m谩ximas de la experiencia; para tal caso, es menester recibir la declaraci贸n del precitado encausado, Ram贸n Edmundo V铆lavila Mamani聽聽(t茅cnico en enfermer铆a), Aurelio Ventura Quispe (teniente gobernador en ese entonces) y Martha Atamari Valencia y dem谩s diligencias que conlleven al esclarecimiento de los hechos; todo ello con la finalidad de establecer, con idoneidad, si los hechos que se imputan al encausado Froil谩n Quica帽o Ccallo le pueden ser atribuidos.

3.8. Acorde con lo expuesto, este Colegiado considera estimar los agravios invocados por el representante del Ministerio P煤blico; en tal sentido, se advierte que la sentencia emitida por la Sala Penal Superior contiene una indebida motivaci贸n que acarrea se la declare nula, por lo que deviene en imperativo un nuevo juzgamiento.

DECISI脫N

Por estos fundamentos, declararon:

l. NULA la sentencia del veintinueve de diciembre de dos mil diecis茅is (folio 503), que absolvi贸 a Froil谩n Quica帽o Ccallo de la acusaci贸n fiscal por el delito de parricidio, en perjuicio de la menor identificada con las iniciales E. Q. C.; en consecuencia, ORDENARON la realizaci贸n de un nuevo juicio por distinto Colegiado, quienes deber谩n observar las diligencias descritas en la presente ejecutoria.

II. DISPUSIERON se notifique la presente ejecutoria a las partes apersonadas en esta instancia, devu茅lvanse los actuados a la Sala Superior de origen y se archive el cuadernillo.


1 Se帽al贸 que atendi贸 a la menor agraviada (en el Puesto de Salud de 脩aupapampa del distrito de Asillo), el veintiocho de febrero de dos mil dos, a las diez horas, aproximadamente, y que su 芦madre禄 le indic贸 que hab铆a ingerido habas y no pod铆a hacer sus necesidades fisiol贸gicas. Al preguntar a su 芦madre禄 el motivo por el cual la menor presentaba hematoma en el p贸mulo izquierdo le respondi贸 que se hab铆a ca铆do de la cama; que s铆 autoriz贸 para que se realice el sepelio; que no realiz贸 la necropsia de ley; y no comunic贸 del fallecimiento a las autoridades.

DESCARGAR RESOLUCI脫N AQU脥.

Pin It on Pinterest