Malversación de fondos. Suspensión de la prescripción
16 noviembre, 2019
Difamación agravada. Afectación del derecho de defensa y de Motivación.
18 noviembre, 2019

Robo agravado. No hay certeza de la notificación.

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA PENAL TRANSITORIA
RECURSO DE NULIDAD N.° 1147-2018
LIMA

NUEVO JUICIO ORAL

Se admitió la concurrencia del agraviado a juicio; sin embargo, al no tenerse certeza del diligenciamiento efectivo de las cédulas de notificación y por la imprecisión del lugar del domicilio, deberá realizarse un nuevo juicio.

Lima. veintiuno de mayo de dos mil diecinueve

VISTO: el recurso de nulidad interpuesto por el representante del Ministerio Público contra la sentencia del veintiuno de julio de dos mil diecisiete. que por mayoría absolvió a Mario Edgar Galarza Manini. como presunto autor del delito contra el patrimonio-robo con agravantes, en perjuicio de Carla Clara Peirano Bianchi.

Intervino como ponente el juez supremo QUINTANILLA CHACÓN.

CONSIDERANDO

IMPUTACIÓN FÁCTICA Y JURÍDICA

Primero. El veinticinco de octubre de dos mil ocho. aproximadamente a las veintitrés horas. cuando la agraviada Carla Clara Peirano Bianchi conducía su vehículo de placa de rodaje ROX-568 por la avenida prolongación Huaylas, en el distrito de Chorrillos. fue interceptada por una camioneta station wagon de la cual descendieron tres sujetos con armas de fuego, entre ellos el sentenciado Rodrigo David León Sánchez y Mario Edgar Galarza Manini. quienes la redujeron para apropiarse de su vehículo y otras pertenencias.

Segundo. La conducta descrita fue subsumida en el artículo ciento ochenta y ocho, y los numerales dos, tres y cuatro, del primer párrafo, del artículo ciento ochenta y nueve, del Código Penal.

ARGUMENTOS DEL RECURRENTE

Tercero. El representante del Ministerio Público, en su escrito de fundamentación (folio 659), sostiene que la sentencia le causa agravio por lo siguiente:

3.1. La sentencia de primera instancia contiene un análisis sesgado, pues no se han tomado en cuenta las incoherencias del acusado durante sus declaraciones, sobre todo en el extremo de su cercanía al condenado Rodrigo David León Sánchez .

3.2. Si bien la agraviada no concurrió a juicio oral, declaró a nivel preliminar en presencia de un fiscal y reconoció al acusado como la persona que le apuntó con un arma de fuego al momento de reducirla para llevarse el vehículo e hizo que retire dinero de su tarjeta de crédito.

3.3. No se valoró la pericia de restos de disparo por arma de fuego número 1029/2008 que concluye positivo para plomo, lo que permite sostener que el acusado manipuló un arma de fuego con la cual amenazó a la agraviada.

3.4. No se merituó la declaración de los efectivos policiales José Santos Ríos Pérez y Walter Jesús Rojas Távara, quienes coordinaron y ejecutaron el operativo luego de tomar conocimiento de la ubicación del vehículo de la víctima; fueron quienes también intervinieron al sentenciado Rodrigo David León Sánchez y al procesado Mario Edgar Galarza Manini, encontrándole al primero de los mencionados la llave del vehículo.

ASPECTOS GENERALES

Cuarto. El fin del proceso es alcanzar la verdad respecto de los hechos que se ventilan, y que la decisión del juzgador esté condicionada al descubrimiento de esta verdad judicial, que se sustenta en el mérito de las pruebas que se hayan recabado en el curso de la instrucción y actuado en juicio oral (pues solo en esta etapa se genera la prueba). De otro lado, la condena no debe sustentarse en la simple apariencia de la comisión del delito y la responsabilidad penal, sino que debe apoyarse en la actividad probatoria de cargo que provoque convicción plena en el juzgador despejando toda duda razonable.

ANÁLISIS DEL COLEGIADO

Quinto. De la lectura de argumentos expuestos en la sentencia y los que motivan el recurso de nulidad, se destaca la versión de la agraviada como prueba de cargo, argumentando la Fiscalía que no hubo una adecuada valoración de su versión sobre los hechos (incidiendo en el carácter inculpatorio).

5.1. Al compulsar la declaración de la víctima (sexto considerando de la sentencia de mérito), el Colegiado concluye que es «meramente referencial», desestimándola porque no se encontró en poder del acusado alguna pertenencia de la agraviada, como se precisa a continuación:

Si bien la agraviada reconoce al reo por muestra fotográfica. y los policías captores que declaran. José Santos Ríos y Walter Rojas Tavara, son persistentes en la forma en que los detuvieron: en las inmediaciones del hostal donde fue recuperado el vehículo [ … ). y que el hoy evaluado se daba a la fuga, no habiéndose incautado bien alguno al reo en las incautaciones perpetradas. como pudieron ser tarjetas de banco y joyas que fueron sustraídas a la agraviada; las afirmaciones resultan ser meramente referenciales.

5.2. El argumento que justifica la absolución no es de recibo, no está contextualizado, debido a que las probabilidades de encontrar en posesión def acusado alguna pertenencia de la víctima eran nulas ya que la intervención se produjo el veintisiete de octubre de dos mil ocho, es decir, dos días después del robo.

5.3. Lo anterior configura una indebida motivación del razonamiento, debido a que no se argumentan razones para desmerecer la versión inculpatoria.

Sexto. Por otro lado, la sentencia recurrida resalta que la agraviada no se haya hecho presente al juicio a declarar pese a los «esfuerzos del Colegiado».

6.1. De la revisión de autos, específicamente de las notificaciones cursadas al domicilio de la agraviada, corresponde señalar que la agraviada, en sede preliminar e instrucción (folios 31 y 229), manifestó domiciliar en calle Ámbar 191, La Encantada, en el distrito de Chorrillos.

6.2. Revisados los actos de notificación realizados en juicio oral. se contabilizan a ese domicilio tres cédulas entregadas al Centro de Distribución de Notificaciones (folios 571. 583 y 594}, pero no se tiene certeza de que hayan sido entregadas, sobre todo si de la guía de calles de la que se dispone en internet tenemos que, en el distrito de Chorrillos, la única calle Ámbar es denominada calle Alameda Ámbar.

6.3. Ante esto, en atención que la agraviada tendría versiones contradictorias entre lo que manifestó en sede preliminar y preventiva (folios 31 y 229), y considerando que la primera versión sobre los hechos no fue proporcionada ante un fiscal, corresponde ordenar un nuevo juicio, notificándose al domicilio de la agraviada, teniendo en cuenta las precisiones antes expuestas.

6.4. Al haber solicitado la Fiscalía la presencia de la víctima al juicio y no haberse concretado, tratándose de una prueba de cargo, deberá coadyuvar en el diligenciamiento de las notificaciones.

Séptimo. Adicionalmente, se deberá citar a juicio a los efectivos policiales José Santos Ríos Pérez y Walter Jesús Rojas Távara, a cargo de la intervención para que precisen las circunstancias en las que se tomó conocimiento de la ubicación del vehículo y las personas que estarían vinculadas con el robo.

Octavo. Por lo expuesto, este Colegiado encuentra fundados los argumentos formulados en el recurso de nulidad, por lo que corresponde que se realice un nuevo juicio con la actividad probatoria precisada en los considerandos previos y otras que estimen las partes procesales.

DECISIÓN

Por estos fundamentos:

l. Declararon NULA la sentencia del veintiuno de julio de dos mil diecisiete, que en mayoría absolvió a Mario Edgar Galarza Manini, como presunto autor del delito contra el patrimonio-robo con agravantes, en perjuicio de Carla Clara Peirano Bianchi.

II. ORDENARON la realización de un nuevo juicio por distinto Colegiado, quienes deberán observar las medidas correspondientes para la concurrencia de la agraviada Carla Clara Peirano Bianchi, disponiendo la notificación a direcciones válidas, así como a los efectivos policiales que participaron en la intervención.

III. DISPUSIERON se notifique la presente ejecutoria a las partes apersonadas en esta instancia, devuélvase los actuados a loa Sala Superior de origen y se archive el cuadernillo.

DESCARGAR RESOLUCIÓN AQUÍ

 

Pin It on Pinterest