Robo agravado. Necesidad de que el agraviado declare en juicio
17 abril, 2020
Robo agravado. El derecho de prueba exige garantizar la concurrencia de los testigos-víctima al juicio oral. No basta la primera citación
19 abril, 2020

Declaración del coimputado. Absolución. Declaración contradictoria no corroborada

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA PENAL TRANSITORIA
R. N. N.° 3484-2014
LIMA

La declaración del coimputado

Sumilla. La declaración contradictoria del coimputado que no ha sido corroborada con otra prueba, no tiene entidad para enervar la presunción de inocencia.

Lima, tres de octubre de dos mil dieciséis.

VISTOS: el recurso de nulidad interpuesto por el PROCURADOR PÚBLICO ADJUNTO ESPECIALIZADO PARA DELITOS DE TERRORISMO DEL MINISTERIO DEL INTERIOR, contra la sentencia de fojas dos mil trescientos setenta y tres, que absolvió a Constantino Aucapucclla Yaranga de la acusación fiscal en su contra como presunto autor del delito contra la Tranquilidad Pública-terrorismo, en perjuicio del Estado.

Interviene como ponente la señora jueza suprema BARRIOS ALVARADO.

FUNDAMENTOS

§1. EXPRESIÓN DE AGRAVIOS

PRIMERO. Que la PARTE CIVIL en su recurso formalizado de fojas dos mil trescientos noventa y uno, alega que se acreditó la culpabilidad del acusado Constantino Aucapucclla Yaranga con la declaración de Hilda Betty Fernández Cunto, quien en sede preliminar señaló que el citado encausado formaba parte de los combatientes del movimiento  terrorista Sendero Luminoso y participó en diversas acciones terroristas, como solicitar colaboraciones para este grupo subversivo y realizar pintas en las paredes con lemas subversivos.

§2. INCRIMINACIÓN

SEGUNDO. Que según los cargos objeto de investigación y acusación, se imputa al inculpado CONSTANTINO AUCAPUCCLLA YARANGA haber integrado la organización terrorista Sendero Luminoso, entre los años de mil novecientos noventa y ocho a mil novecientos noventa y uno, y participar en los siguientes actos: (i) Integrar la célula terrorista que se estableció en el asentamiento humano 11 de Junio, en la ciudad de Huamanga, en el departamento de Ayacucho. (ii) Participar en la distribución de volantes con contenido subversivo. (iii) Realizar pintas en las paredes con lemas alusivos ó la lucha armada del movimiento terrorista Sendero Luminoso. (iv) Brindar su domicilio ubicado en el barrio Pampa del Arco, para que se realicen reuniones de integrantes de la citada organización terrorista:

§ 3. CONSIDERACIONES DE ESTE SUPREMO TRIBUNAL

TERCERO. Que en autos no se acreditó la culpabilidad del acusado CONSTANTINO AUCAPUCCLLA YARANGA por los hechos imputados. La única prueba de cargo que sustenta la incriminación del representante del Ministerio Público es la declaración de la imputada Hilda Betty Fernández Cunto, quien en sede preliminar, a fojas doce [en presencia del fiscal], señaló que el referido. encausado integraba el grupo de combatientes del movimiento terrorista Sendero Luminoso. Que en el mes de octubre de mil novecientos ochenta y nueve llegó al Asentamiento Humano 11 de Junio, en la ciudad de Huamanga, en el departamento de Ayacucho, conJuntamente con los senderistas Víctor Cóndor Lizana camarada Raúl, Percy Gutiérrez Lizama, Teófilo Aucapuclla Yaranga y el camarada Pedro, para solicitar colaboración para el movimiento subversivo. En el mes de noviembre de mil novecientos ochenta y nueve, se reunieron en el domicilio de Basilio Auqui y se agenciaron de baldes con pintura roja y brochas, para escribir lemas subversivos en las paredes de la ciudad, como: «Viva el Partido Comunista Sendero Luminoso», y a su lado dibujaban la hoz y el martillo. Agregó que posteriormente se volvieron a reunir en la vivienda del propio acusado, ubicada en el barrio de Pampa del Arco Alto. Sin embargo, en su declaración instructiva y en el juicio oral a fojas ciento veintitrés y novecientos ocho, respectivamente, se retractó y afirmó que nunca se reunió con miembros de la organización terrorista Sendero Luminoso, y-no realizó pintas con lemas subversivos. Añadió en el plenario que su manifestación en sede preliminar era falsa, pues fue obligada por los efectivos policiales a firmar el documento que contenía su declaración.

CUARTO. Que esta singular declaración no es suficiente e idónea para destruir la presunc1on de inocencia del acusado Constantino Aucapucclla Yaranga, pues no ha sido firme sino contradictoria. Esa falta de uniformidad y contradicciones sustanciales [a la que se opone la versión exculpatoria del acusado] afecta la credibilidad de la aludida declaración, pues no es posible que existan posiciones opuestas sobre un mismo acontecimiento, proveniente de la misma persona y en diferentes lapsos de tiempo. Esto impide formar convencimiento pleno de culpabilidad por la comisión del delito de terrorismo, en cuanto no genera seguridad e irrefutable solidez para sustentar una sentencia condenatoria. En el ACUERDO PLENARIO número 2-2005/CJ-l 16, emitido por las salas penales Permanente y Transitoria de la Corte Suprema de Justicia de la República, se señaló que «[ … ] cuando declara un coimputado sobre un hecho de otro coimputado [ … ], tal testimonio puede ser utilizado para formar la convicción judicial [ … ]; corresponde valorar varias circunstancias: desde la perspectiva objetiva se requiere que el relato incriminador esté mínimamente corroborado por otras acreditaciones indiciarias en contra del sindicado [ … ]. Asimismo, debe observarse la coherencia y solidez del relato del coimputado; y, de ser el caso, aunque sin el carácter de una regla que no admita matizaciones, la persistencia de sus afirmaciones en el curso del proceso». Dichas circunstancias no concurren en el caso concreto.

QUINTO. Que, por tanto, esta situación excluyente de certeza beneficia al acusado como garantía en la culminación del debido proceso, no porque se haya demostrado positivamente que sea inocente, sino por respeto a la garantía constitucional de la presunción de inocencia que exige, como regla de prueba, que la prueba de cargo suficiente de los elementos configurados del hecho punible de la autoría o protección del reo, corresponde a la parte acusadora.

DECISIÓN

Por estas razones, de conformidad con el dictamen del Fiscal Supremo en lo Penal, declararon NO HABER NULIDAD en la sentencia de fojas dos mil trescientos setenta y tres, que absolvió a CONSTANTINO AUCAPUCCLLA Y ARANGA de la acusación fiscal en su contra como presunto autor del delito contra la Tranquilidad Pública-terrorismo, en perjuicio del Estado. DISPUSIERON se remita la causa al Tribunal de origen para los fines de ley correspondientes. Hágase saber a las partes apersonadas en esta Sede Suprema.

DESCARGAR RESOLUCIÓN AQUÍ:

Pin It on Pinterest