Homicidio. Valor probatorio del testigo menor edad
17 junio, 2020
Robo agravado. Absolución. Falta de verosimilitud de la declaración del agraviado.
19 junio, 2020

Robo agravado. In dubio pro reo. Declaraciones contradictorias de testigos

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA PENAL PERMANENTE
R.N. N.° 447-2016
LIMA SUR

SUMILLA. INDUBIO PRO REO. Es un principio constitucional que le garantiza al encausado ser absuelto en un proceso penal en tanto que de toda la actuación de la comunidad de pruebas estas no generan una convicción jurisdiccional al juzgador sobre la responsabilidad penal en el ilícito que se le imputa. 

Lima, veintisiete de abril de dos mil diecisiete

VISTOS: el recurso de nulidad interpuesto por el representante del Ministerio Público a fojas seiscientos veinte, contra la sentencia del veinticinco de noviembre de dos mil quince, de fojas quinientos noventa y ocho, emitida por la Primera Sala Penal Transitoria de la Corte Superior de Justicia de Lima Sur, que absolvió a Gian Carlos Ybañez Machaca de la acusación fiscal como autor del delito contra el patrimonio en la modalidad de robo agravado, en grado de tentativa, en perjuicio de la Empresa Insumos y Embalajes Sociedad Anónima. Interviene como ponente el señor Juez Supremo Figueroa Navarro.

CONSIDERANDO

IMPUTACIÓN FÁCTICA

PRIMERO: Según la acusación fiscal de fojas doscientos noventa y cinco, se sustenta en los siguientes términos:

i) Se imputa al procesado Gian Carlos Ybañez Machaca el haber intentado cometer el delito de robo agravado, en perjuicio de la Empresa INEM Sociedad Anónima, hecho sucedido el veinte de junio de dos mil trece, aproximadamente a las nueve horas con cuarenta y cinco minutos.

ii) Dicho evento se perpetró en circunstancias que el procesado se encontraba en inmediaciones del Sector San Francisco de la Cruz, Pamplona Alta, distrito de San Juan de Miraflores, donde acudió en una Mototaxi junto con otros sujetos, procediendo a interceptar el camión repartidor de dicha empresa de placa de rodaje WGJ-484, conjuntamente con una moto lineal abordado por dos personas cubiertas con pasamontañas, que le cerraron el paso al indicado camión.

iii) Uno de los ocupantes de la moto lineal sacó un arma de fuego, efectuando dos disparos con armo de fuego, uno al aire y el otro con dirección a la cabina del camión de reparto. Ante ello, Juan Pablo Arévalo Encinas, personal de seguridad de la empresa agraviada, que se encontraba en el camión, efectuó un disparo al aire y tres disparos para repeler a dichos sujetos que se le aproximaban; habiendo corroborado que dejó herido a uno de los atacantes que había bajado del vehículo menor e intentaba acercarse a él, haciendo el ademán de empuñar un arma de fuego para atacarlo. Por su parte. el conductor del vehículo de reparto, Rubén Contreras Calderón, subió al mismo y procedió a retroceder dado que aparecieron varios mototaxis y los pobladores que se encontraban en el lugar de los hechos, pedían que los implicados disparen a los trabajadores de la empresa agraviada: como consecuencia de este suceso, uno de los atacantes cayó al suelo herido con un proyectil de arma de fuego.

PRONUNCIAMIENTO DEL COLEGIADO SUPERIOR

SEGUNDO: El Colegiado Superior en la sentencia absolutoria de fojas quinientos noventa y ocho, considera que se encuentra acreditada la materialidad del delito mas no la responsabilidad penal del procesado, sustentándola en los siguientes argumentos:

i) No existe persistencia en la incriminación realizada por los agraviados.

ii) Si bien el hecho está probado, no existen medios probatorios suficientes para vincular al imputado a la tentativa de robo agravado.

iii) No se llega a la certeza que el procesado hubiera realizado los actos materiales conducentes a la realización del delito imputado.

iv) La mera sindicación a nivel preliminar no puede ser fundamento para establecer la responsabilidad penal.

EXPRESIÓN DE AGRAVIOS

TERCERO: El representante del Ministerio Público fundamenta su recurso de nulidad de fojas seiscientos veinte, señalando lo siguiente:

i) Los medios probatorios obrantes en autos son idóneos para quebrar la presunción de inocencia del procesado.

ii) Se cuenta con la manifestación policial de Juan Pablo Arévalo Encinas, que atribuyó al procesado la autoría de los hechos, ratificando dicha sindicación con el acta de reconocimiento por ficha Reniec.

iii) El procesado en juicio oral negó los cargos imputados, pero se contradice con su declaración anterior donde reconoció dichos cargos.

DELIMITACIÓN DEL ANÁLISIS DEL CASO

CUARTO: La impugnación que formula el señor representante del Ministerio Público cuestiona la absolución del procesado, pues considera que la sentencia se sustenta en una deficiente valoración de los elementos de prueba acopiados. En este sentido, la evaluación de la impugnación se circunscribirá a verificar si resulta correcta la decisión del Colegiado Superior de dictar sentencia absolutoria, porque la valoración de los elementos de prueba acopiados al proceso, no desvirtúan la presunción de inocencia del procesado.

FUNDAMENTOS DEL TRIBUNAL SUPREMO

QUINTO: La presunción de inocencia, como principio constitucional o garantía básica del proceso penal, forma parte de lo conciencia universal acerco del valor de la persono 1 ; y, se configura en tanto que regla de juicio y desde la perspectiva constitucional, como el derecho a no ser condenado si no existe una sentencia judicial que lo declare así, con pruebas de cargo válidas -mínima actividad probatoria realizado con escrupuloso respeto de los garantías necesarias-; para esto se debe haber desarrollado un proceso judicial, y dentro de éste un juicio, en ello reside el juicio de responsabilidad. Esto significa que, solo la sentencia judicial tiene la virtud de declarar la culpabilidad jurídicamente construida, construcción que implica la adquisición de un grado de certeza. Por otro lado, el In dubio Pro Reo -aforismo que informa que lo «duda le favorece al reo»­es un principio constitucional, que le permite al encausado ser absuelto en un proceso penal. en razón que de toda la actuación de la comunidad de pruebas, estas no generan una convicción jurisdiccional al juzgador sobre la responsabilidad penal en el ilícito que se le imputa.

SEXTO: Previo a resolver el fondo del asunto se debe precisar que según el Atestado Policial Nº 087-DIRNCRI-PNP/JAIC-SUR/DIVINCRI-SJM del veintiuno de junio de dos mil trece -conforme es de verse a fojas siete- en la que se advierte que el personal policial que presta el servicio de Emergencia del Hospital María Auxiliadora da cuenta que el veinte de junio de dos mil trece a las nueve horas con cuarenta minutos de la mañana, ingresó por el servicio de emergencia el encausado Gian Carlos Ybañez Machaca conducido por un familiar, refiriendo haber sido víctima de lesiones por arma de fuego, por un sujeto desconocido que al parecer es seguridad de un camión, de color blanco, siendo atendido en la sala de trauma shock, con el diagnostico trauma torácico por arma de fuego, quedando hospitalizado en la cama 481 cuarto piso de la sala de recuperación del citado nosocomio.

SÉTIMO: Ahora bien, corresponde analizar las declaraciones de los testigos presenciales Juan Pablo Arévalo Encinas y Rubén Contreras Calderón, quienes son respectivamente, el custodio y conductor del camión repartidor de la empresa agraviada; por lo que es necesario analizar las versiones de estos testigos en perspectiva del Acuerdo Plenario 02-2005/CJ-116, habida cuenta que fue contra ellos que recayó la acción delictiva de los sujetos –entre e los el encausado Gian Carlos Ybañez Machaca- quienes intentaron consumar el delito imputado, así tenemos:

i) Respecto del testigo Juan Pablo Arévalo Encinas, en su manifestación preliminar con presencia del representante del Ministerio Público a fojas catorce, señaló las circunstancias del robo, indicando que:

«[…] hizo su aparición una mototaxi torito color rojo con techo de color amarillo y se puso delante del camión repartidor para cerrarnos el paso, luego apareció uno moto lineal con dos sujetos abordo y encapuchados, los mismos que también se estacionaron delante del camión y el copiloto de lo moto lineal realizó un disparo al aire, motivo por el cual enfundé mi arma de fuego y le disparé; luego bajaron de la mototaxi tres sujetos, dos de ellos se dirigen hacia mí, el otro hacía el conductor, observando que uno de estos sujetos colocó su mano en la cintura haciendo el ademán que sacaba un arma de fuego y como el otro sujeto se me acercaba, entonces retrocedo y disparó dos veces, luego subo al camión y nos dirigimos o la Comisaria […]». 

En otro extremo de su misma declaración preliminar, agregó:

«[…] me parece que uno de los disparos que yo realicé, le impactó al sujeto que bajó de lo mototaxi e hizo el ademán de empuñar un arma de fuego, no pudiendo precisar exactamente, todo fue muy rápido[…]»,

En tanto que en su declaración testimonial de fojas ciento setenta, indicó:

«[…] perdí de visto a lo mototaxi, y en ese momento aparece un grupo de personas que se dirigen hacia mí, diciendo quítenle el arma, uno de ellos hizo la seña por detrás en su espalda como intentando sacar un armo, y otra persona tenía en frente de mí, queriéndome tirar una botella de vidrio (cerveza), es ahí donde realizó otro disparo al aire y me fui del lugar[ … ]».

Además, refirió respecto al reconocimiento al procesado Gian Carlos Ybañez Machaca mediante ficha Reniec en el momento de la declaración:

«[…] no lo podría; yo que no puedo decir si estaba en la mototaxi o en lo moto lineal, ya que los de la moto lineal estaban encapuchados […]».

De la declaración efectuada por el citado testigo, éste no reconoce al encausado e indicó que los inculpados estaban provistos de pasamontañas.

ii)Respecto del testigo Rubén Contreros Calderón. en su manifestación preliminar de fojas diecisiete, narró los mismos hechos fácticos, refiriendo que:

«[…] yo he visto que el de ta moto lineal hizo dos o tres disparos y mi compañero Juan Pablo Arévalo Encinas realizó varios disparos, no puede precisar si o consecuencia de los disparos el sujeto que bajó de lo mototaxi haya sido alcanzado por un disparo, pero sí lo he visto que se precipitó en el suelo y los sujetos de la mototaxi y moto lineal lo dejaron abandonado y se dieron a la fuga […]».

En el juicio oral, conforme al acta de fojas quinientos setenta y dos. señaló:

«En el lugar de los hechos habían mototaxis y personas que estaban libando licor. luego aparece una moto lineal con dos sujetos, quienes querían asaltarnos con arma de fuego, pero el de seguridad reprimió el ataque; me tiré al piso, ya cuando se van. allí había un chico que dedo que ero familiar del que habían disparado. quería tirarnos piedras. Ninguna mototaxi interceptó el camión. estas ya se encontraban delante del camión, no recuerdo si de la mototaxi bajo alguien, había mucha gente en la mototaxi […]», en otro extremo de su declaración, agrega «[…] al que estaba herido lo había visto en una mototaxi azul que estaba adelante del camión, y la gente cuando lo vio herido se fue en contra del seguridad[…]»; y ante la pregunta ¿quién hirió al chico?, dijo: «al momento que disparan lo moto lineal. allí vi que el chico se mancha de sangre y de allí se empezó a desvanecerse»‘.

Conforme a lo vertido por estos testigos, podemos apreciar que no han mantenido una versión incriminatoria contundente, uniforme, clara y persistente contra el procesado Gian Carlos Ybañez Machaca, pues, a nivel preliminar sindicaron al encausado como el sujeto que bajó de la moto taxi y que éste participó en los hechos imputados.

iii) De otro lado, se puede ver en el Acta de Reconocimiento por Ficha Reniec de fojas cuarenta, practicado por el testigo Rubén Contreras Calderón, donde refiere:

«[…] lo reconozco y corresponde a la persono que descendió de lo mototaxi marca bajaj, color rojo con techo amarillo y se colocó frente al camión en circunstancias que simultáneamente una moto lineal con dos sujetos y cuyo copiloto tenía arma de fuego, o quien he visto que lo habían herido. y tenía sangre en su ropa y cayó al piso […] «.

Sin embargo, en sus demás declaraciones de fojas ciento setenta, no ratifican dicha sindicación y se contradicen con sus versiones preliminares y con el acta de reconocimiento (en el caso del testigo Contreras Calderón). El testigo Arévalo Encinas en su declaración testimonial de fojas ciento setenta, no indicó que el sujeto que hizo el ademán de tener un arma de fuego había bajado de la mototaxi, además, señaló que los disparos que realizó fueron al aire, por último, taxativamente indicó no reconocer al encausado Ybañez Machaca como uno de los autores de los hechos imputados. Por su parte, el testigo Contreras Calderón en el plenario no volvió a reconocer ni sindicar de manera contundente al encausado, limitándose a afirmar de manera contradictoria, que este lo había visto en una mototaxi azul que se encontraba junto con otras mototaxis, y estas, antes de que venga la moto lineal, ya se encontraban adelante del carro repartidor, aclarando que ninguna mototaxi los interceptó.

OCTAVO: El delito imputado se encuentra acreditado, las razones expuestas en el acápite anterior, la versión preliminar de Juan Pablo Arévalo Encinas y Rubén Contreras Calderón, no son suficientes para declarar la responsabilidad penal del encausado Gian Carlos Ybañez Machaca en el delito imputado, más aún si no se encuentra corroboradas con algún medio probatorio objetivo e idóneo.

NOVENO: Aunado a esto, se tiene la declaración del imputado Gian Carlos Ybañez Machaca, quien, a nivel preliminar, acta de entrevisto a folio treinta y cuatro, indicó:

«bajo de lo mototaxi que interceptó el camión, estaba tan borracho que no recuerdo el color de la mototaxi, no he visto ninguna moto lineal». Luego en las siguientes respuestas dijo: «Davico es mi vecino y lo vi en la mañana con un moreno en una moto lineal, en el momento que estaba en la mototaxi. Boje de la mototaxi y el Davico me disparó».

Luego, en su instructiva, de fojas noventa y ocho, se rectificó de su declaración preliminar, indicando que:

«estaba tomando licor con mi cuñado Eduardo Vi/ca al frontis de la fachada de la tiendo de la señora Juana, y había un camión, se acercó uno moto lineo/ donde se encontraba a bordo Dovico y un moreno, se estacionaron al frente del camión y se acercaron a dicho vehículo con arma de fuego, me fui o un costado, escucho uno balacera y un proyectil me cae al pecho, no recordando más, yo que perdí et conocimiento. Al momento de mi entrevista preliminar no me indicaron que estaba detenido, además, estaba con sonda por la nariz, por lo boca, abdomen lodo derecho y en los manos».

Versión que también lo dijo en juicio oral, fojas quinientos cuarenta y cuatro, aclarando que el proyectil le cayó cuando estaba saliendo del baño que se encuentra afuera de la tienda.

DÉCIMO: Ahora bien, de lo expresado se aprecia que el encausado durante el procesado expone dos versiones -la primera, en la etapa preliminar, y el segundo, en la etapa judicial y juicio oral-, sin embargo, en autos existen elementos probatorios que corroboran y se condicen con la segunda versión, así tenemos las siguientes:

i) Declaración testimonial de Eduardo Vilca Pardavé, obrante a folios veinte, noventa y cuatro. quien indicó que al momento de los hechos » … me encontraba tomando licor en compañía de mi cuñado Gian Carlos Ybañez Machaca -encausado-, frente a una tienda, observé que se encontraba estacionado un camión repartidor, en eso llegan dos motos lineales y una mototaxi que cierran el paso al camión, bajan unos sujetos y el conocido como Davico, le digo que pasa y este me dijo hoy rata no te metas, ahí bajó el seguridad y saca su arma de fuego, efectuando disparos; luego regresó al sitio donde estaba el camión y encuentro a mi cuñado Gian Carlos Ybañez Machaca tirado sobre la pista y estaba sangrando, no pudiendo precisar quien fue el que le disparó a este … «.

ii) Declaración testimonial de Lucio Marcos Huamán Yucro -conviviente de la madre de encausado Gian Carlos Ybañez Machaca, a folios ciento cincuenta y tres-, indicó que los pobladores le dijeron que el encausado no participó en los hechos imputados, refiere además: «me encontré con el procesado a las siete y media de la mañana y ya estaba mareado, diciéndole que iría mañana a trabajar».

iii) Declaración testimonio/ lila Deudor Carhuos Forfán a folio doscientos veintinueve, señaló: «me encontraba barriendo la puerta de la calle de mi caso, observé que el procesado con intención de comprar cerveza, ya que tenía botellas de cerveza en la mano, y venía acompañado de su cuñado Eduardo, y después de comprar su cerveza se sentaron los dos en el muro que esta frente de mi casa, y cuando ingresó a sacar mi recogedor, escuchó una balacera y observé por la ventana que el encausado pasó por delante del camión, donde se encontraba ubicado al parecer el seguridad del camión, y éste le disparó en el pecho, luego llegó la esposa del encausado. La intención del encausado era esconderse en la tienda, ya que era lo más cercano».

DÉCIMO PRIMERO: Respecto a su versión preliminar, en autos no existen elementos que coincidan con este dicho y que desvirtúen lo que declaró en el juzgado y juicio oral: si bien los testigos Juan Pablo Arévalo Encinas y Rubén Contreras Calderón, a nivel preliminar, dicen que esta persona participó en los hechos imputados, sin embargo no es suficiente para que genere convicción sobre la responsabilidad penal del encausado Gian Carlos Ybañez Machaca en los hechos imputados y así que conlleve a una condena; puesto que dicha sindicación no fue ratificada por estos en los demás estadios procesales, incurriendo en contradicciones con sus propias versiones preliminares. Pues se advierte que está acreditado que el encausado fue herido en la balacera entre el agente de seguridad del camión repartidor y otros sujetos no identificados. Además se debe precisar de que el mero hecho de estar herido producto de la balacera referida no acredita en si la participación del encausado, más aun si no se tienen pruebas que lo vinculen de que este pertenecía al grupo que intento robar la mercadería del camión, tanto más si de las declaraciones emitidas por los testigos Eduardo Vilca Pardave, Lucio Marcos Huamán Yucra y Zila Deudor Carhuas Farfán refuerzan la tesis del encausado, en el extremo de que este el día de los hechos se encontraba libando licor. Por tanto, en el presente caso existe duda respecto de la participación del encausado Ybañez Machaca en estos hechos imputados; por lo que, en atención al principio del in dubio pro reo, la duda prevalece en favor del procesado, y con ello, su presunción de inocencia. En este sentido, la absolución del encausado Gian Carlos Ybañez Machaca de la acusación fiscal por el delito de robo agravado, en grado de tentativa, se encuentra ajustada a ley y debe mantenerse.

DECISIÓN

Por estos fundamentos, declararon: NO HABER NULIDAD en la sentencia del veinticinco de noviembre de dos mil quince, de fojas quinientos noventa y ocho, emitida por la Primera Sala Penal Transitoria de la Corte Superior de Justicia de Lima Sur, que absolvió a Gian Carlos Ybañez Machaca de la acusación fiscal como autor del delito contra el patrimonio en la modalidad de robo agravado, en grado de tentativa, en perjuicio de la Empresa Insumos y Embalajes Sociedad Anónima; con lo demás que contiene; y los devolvieron. Intervienen los señores Jueces Supremos Cevallos Vegas y Chávez Mella por licencia y vacaciones de los señores Jueces Supremos Pariona Pastrana y Calderón Castillo respectivamente.

DESCARGAR RESOLUCIÓN AQUÍ:

Pin It on Pinterest