Robo agravado. In dubio pro reo. Declaraciones contradictorias de testigos
18 junio, 2020
Lavado de activos. Valor probatorio de la pericia contable
20 junio, 2020

Robo agravado. Absolución. Falta de verosimilitud de la declaración del agraviado.

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA PENAL PERMANENTE
R.N. N.°  661-2016
HUÁNUCO

Sumilla. La falta de verosimilitud en la declaración del agraviado, y las condiciones que poseía el encausado para huir de la escena del delito configuran un supuesto de duda respecto a la intervención del procesado, por lo que corresponde declarar su absolución.

Lima, cuatro de mayo de dos mil diecisiete

VISTOS: el recurso de nulidad formulado por la señora Fiscal Adjunta de la Segunda Fiscalía Superior Penal de Huánuco, contra la sentencia expedida el veintiuno de diciembre de dos mil quince por los integrantes de la Sala Penal Liquidadora Transitoria de la Corte Superior de Justicia de Huánuco que absolvieron de la acusación fiscal a Percy Mijael Meza Borja por la presunta comisión, a título de autor, del delito contra el patrimonio-robo agravado, en perjuicio de Jorge Luis Rojas Valderrama y Franklin Everlindo Vásquez Ponce.

PRIMERO. FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACIÓN

1.1. La absolución por duda no fue objetiva, dado que no valoró los siguientes medios de prueba:

1.1.1. El parte de Serenazgo de la Municipalidad Distrital de Amarilis, de veinticinco de marzo de dos mil doce, con el que se acredita la intervención del acusado Percy Mijael Meza Borja, producida a veinte minutos de acaecidos los hechos.

1.1.2. El recibo de pago número dos mil seiscientos treinta y cinco, de ocho de febrero de dos mil doce, que demuestra el pago de cinco mil novecientos soles efectuado por Franklin Everlindo Vásquez Ponce, a favor de la empresa «Belen Motors Import E. I. R. L.» por una motocicleta de marca Bajaj, modelo pulsar, de color negro, acreditándose con ello la preexistencia del bien sustraído.

1.1.3. La guía de remisión número tres mil ciento noventa y cinco, de dieciséis de marzo de dos mil doce, mediante la cual la empresa Belen Motors Import E.I.R.L. entregó la moto al agraviado Franklin Evelindo Vásquez Ponce.

1.2. Los mencionados elementos probatorios acreditan la materialidad del delito, y la sentencia impugnada omitió pronunciamiento sobre los presupuestos fácticos del delito. La Sala Superior no se pronunció sobre la determinación del robo.

1.3. Tampoco se valoró la declaración brindada por el personal de Serenazgo Tolentino Rivera, quien indicó que llegó al lugar de los hechos cuando el agraviado Jorge Luis Rojas Valderrama tenía retenido a Percy Mijael Meza Borja. Asimismo, se debe descartar el presunto estado de ebriedad en el que se habría encontrado el encausado, toda vez que, conforme al dosaje etílico, presentaba cero punto veintiún gramos por litro de alcohol en la sangre, constituyendo ello un estado de ebriedad ubicado en el primer periodo, en el cual el comportamiento es normal. Por estos fundamentos considera que la sentencia impugnada carece de motivación.

SEGUNDO. CONTENIDO DE LA ACUSACIÓN

2.1. HECHO IMPUTADO

El veinticuatro de marzo de dos mil doce, aproximadamente a las veintidós horas con treinta minutos, Jorge Luis Rojas Valderrama, quien conducía la motocicleta lineal marca baja modelo Pulsar, de color negro y sin placa de rodaje, de propiedad de su primo Franklin Vásquez Ponce, se dirigía con este a la discoteca el Boom, con la finalidad de celebrar el cumpleaños de Vásquez Ponce.

Aproximadamente a las cinco horas del veinticinco de marzo de dos mil doce, los agraviados decidieron regresar a sus respectivos domicilios a bordo de su motocicleta conducida por Jorge Luis Rojas Valderrama, quien llevó a Franklin Vásquez Ponce a su domicilio, ubicado en la cuadra ocho del jirón Mayro; y posteriormente se dirigió al suyo ubicado en el jirón Miguel Grau número trescientos sesenta y uno del distrito de Amarilis. Pero con la finalidad de cortar distancia ingresó por el jirón Nueve de Octubre, y estando a la altura de la posta Carlos Showin Ferrari se encontró con Percy Mijael Meza Borja, quien también se hallaba a bordo de una moto marca Bajaj, de color azul, lo que originó que Rojas Valderrama direccione su motocicleta a un costado de la calzada, pasando por unas piedras que le hicieron perder el control, lo que provocó que se cayera a la pista, momentos en los cuales descendieron del vehículo Bajaj dos personas no identificadas, quienes fingiendo ayudarlo levantaron la motocicleta de propiedad de Franklin Everlindo Vásquez Ponce y luego se dirigieron al agraviado Jorge Luis, a quien golpearon en la capa.

Reduciendo su capacidad de resistencia, sustrajeron el vehículo menor de placa de rodaje W cinco-seis mil seiscientos treinta y nueve, luego de lo cual huyeron en la motocicleta; mientras que Percy Mijael Meza Borja hacía lo mismo con su vehículo Bajaj, circunstancias en las que fue alcanzado por el agraviado, quien lo cogió del cuello y logró quitarle la llave de contacto de su vehículo, iniciando una pelea entre ambos, y posteriormente, con el apoyo del Serenazgo, se logró intervenir a Percy Mijael Meza Borja.

2.2. CALIFICACIÓN JURÍDICA

Artículo 188.- Robo

El que se apodera ilegítimamente de un bien mueble total o parcialmente ajeno, para aprovecharse de él, sustrayéndolo del lugar en que se encuentra, empleando violencia contra la persona o amenazándola con un peligro inminente para su vida o integridad física será reprimido con pena privativa de libertad no menor de tres ni mayor de ocho años.

Artículo 189. Robo agravado

La pena será no menor de doce ni mayor de veinte años si el robo es cometido:

2. Durante la noche o en lugar desolado.

4. Con el concurso de dos o más personas.

8. Sobre un vehículo automotor

CONSIDERANDO

PRIMERO. FUNDAMENTOS DE LA SENTENCIA IMPUGNADA

Efectuada la actividad probatoria, surge la duda razonable sobre la intervención del procesado en el robo juzgado, toda vez que, si bien contra el encausado concurre como elemento de cargo principalmente la sindicación inicial del agraviado Jorge Luis Rojas Valderrama, no se aprecia que dicha versión cumpla con las exigencias previstas en el acuerdo plenario número dos-dos mil cinco/CJ-ciento dieciséis, específicamente el de verosimilitud, dado que la declaración de Jorge Luis Rojas Valderrama no ostenta corroboraciones periféricas que la doten de aptitud probatoria, tanto más si el dosaje etílico practicado a Rojas Valderrama muestra que se hallaba en estado de ebriedad, en tanto que el testigo Luis Egiberto Tolentino Rivera, quien estuvo presente el día de los hechos, refirió que Rojas Valderrama se caía y estaba bien mareado.

Asimismo, fundamenta el supuesto de duda en la versión brindada por el agraviado respecto al vehículo empleado para efectuar el asalto, y la alerta de robo recibida por Luis Egberto Tolentino Rivera sobre el empleo de un vehículo tico para perpetrar el robo.

SEGUNDO. DELIMITACIÓN DEL ÁMBITO DE PRONUNCIAMIENTO

Corresponde verificar si en el juicio oral desarrollado por el Tribunal Superior subsiste un supuesto para la absolución por duda, o si concurren las pruebas suficientes para determinar la responsabilidad penal de Percy Mijael Meza Borja.

TERCERO. FUNDAMENTOS DEL TRIBUNAL SUPREMO

3.1. En el proceso juzgado, la materialidad del delito no es objeto de cuestionamiento. Tampoco lo es la preexistencia del bien que se reputa robado, razón por la que el agravio propuesto por la señora representante del Ministerio Público, en el que propone que esta Suprema Corte considere el recibo de pago y la guía de remisión que constituyen a Franklin Everlindo Vásquez Ponce como propietario del bien objeto del delito, no ostenta mayor relevancia

3.2. Declarar la responsabilidad penal exige la demostración de los siguientes aspectos: i) la materialidad del delito, ii) su carácter delictuoso e iii) identificación del presunto autor y su vinculación con el hecho delictivo. Para el presente caso, los dos primeros elementos quedaron acreditados a nivel superior.

3.3. Para vincular al ahora encausado Meza Bo􀀁a, la señora representante del Ministerio Público pide que se analice tanto el parte realizado por el personal del servicio de Serenazgo, así como la declaración del testigo Luis Egberto Tolentino Rivera

3.4. El parte al que se refiere la impugnante obra en el folio dos del expediente, que da cuenta de la intervención realizada el veinticinco de marzo de dos mil doce, a las cinco horas con veinte minutos del día, en las inmediaciones del jirón Nueve de Octubre y Colonial, de la localidad de Amarilis-Huánuco, en el que Jorge Luis Rojas Valderrama dio cuenta de un robo que habría sido perpetrado por la persona identificada como Percy Mijael Daza Borja. Sin embargo, la naturaleza de este documento es estrictamente referencial, pues tiene que ser ratificado por Luis Egberto Tolentino Rivera, quien lo efectuó; y quien concurrió a brindar su declaración en juicio oral en la sesión llevada a cabo el dieciséis de noviembre de dos mil quince, en la que ratificó el contenido del parte que realizó, entre ellos la sindicación del agraviado Rojas Valderrama contra el ahora procesado y su estado de ebriedad, condición última que se acredita con el certificado de dosaje etílico número treinta y seis-mil cuatrocientos cincuenta y seis, cuyo resultado expresa la presencia de cero gramos con veintiún gramos de alcohol por litro de sangre -cfr. folio ciento sesenta y siete-.

3.5.La versión del testigo antes referido resta credibilidad a la sindicación de Rojas Valderrama, dado que en juicio oral indicó que este último hacía fuerza con lo que estaba sujetando, se caía y estaba bien mareado -cfr. folio trescientos setenta-. Por ello, la versión referida a la forma y modo de ocurrencia del hecho no admite cuestionamiento; empero, la vinculación del sujeto como parte integrante de las personas que sustrajeron la moto no ostenta suficiencia probatoria, dado que no resulta razonable que el imputado quien se hallaba sobrio -cfr. folio ciento sesenta y ocho-, siendo parte de los delincuentes que obraron en su perjuicio no hubiera huido aprovechando la inestabilidad en la que se encontraba el agraviado por su ebriedad, tanto más si el encausado negó constantemente los hechos atribuidos, y no existe vinculación con quienes en efecto perpetraron; la sindicación no se halla corroborada, por lo que en efecto concurre un supuesto de duda en la perpetración del delito atribuido a Percy Mijael Meza Borja. En consecuencia, corresponde ratificar el fallo emitido a nivel superior. 

DECISIÓN

Por ello, los integrantes de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de Justicia de la República  ACORDARON:

I. DECLARAR NO HABER NULIDAD en la sentencia expedida el veintiuno de diciembre de dos mil quince por los integrantes de la Sala Penal Liquidadora Transitoria de la Corte Superior de Justicia de Huánuco, que absolvieron de la acusación fiscal a Percy Mijael Meza Borja por la presunta comisión, a título de autor, del delito contra el patrimonio-robo agravado, en perjuicio de Jorge Luis Rojas Valderrama y Franklin Everlindo Vásquez Ponce.

II. MANDAR que se transcriba la presente Ejecutoria al Tribunal de origen. Hagase saber. Intervinieron los señores Jueces Supremos Cevallos Vegas y Chávez Mella por licencia de los señores jueces Supremos Neyra Flores Figuera Navarro.

DESCARGAR RESOLUCIÓN AQUÍ:

 

Pin It on Pinterest