Robo agravado. Cambio de título de imputación de coautor a autor no genera indefensión
28 junio, 2020
Estelionato. Absolución de agravios de la sala superior no analizó alegaciones y agravios de la parte civil
30 junio, 2020

Robo agravado. Insuficiencia probatoria. Registró personal negativo y testigo vio gresca no la sustracción de los bienes

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N.° 2443-2018
LIMA

Robo agravado

El comportamiento posdelictivo de las encausadas, aunado al reconocimiento que estas brindaron sobre su presencia en el lugar de los hechos, el motivo injustificado por el que mantuvieron un altercado con la agraviada y la falta de hallazgo en posesión de las procesadas de los bienes que se reputaron como sustraídos con violencia, junto con la declaración de un testigo presencial que dio cuenta de la agresión mas no de la sustracción de los bienes, cuando menos genera insuficiencia probatoria para emitir una condena.

Lima, diecinueve de agosto de dos mil diecinueve

VISTOS: el recurso de nulidad interpuesto por la señora representante de la Cuarta Fiscalía Superior Penal de Lima contra la sentencia expedida el seis de agosto de dos mil dieciocho por los jueces de la Cuarta Sala Penal para Procesos con Reos Libres de la Corte Superior de Justicia de Lima, que absolvió a Elizabeth Juana Timana Pariasca y Vania Stephanie Huapaya Pariasca de la acusación por la presunta comisión del delito contra el patrimonio-robo agravado, en perjuicio de Daniela Marisol Perales Torres.

Intervino como ponente el señor juez supremo Sequeiros Vargas.

CONSIDERANDO

Primero. Fundamentos de impugnación

La titular de la acción penal pretende la nulidad de la absolución y que se ordene la realización de un nuevo juicio oral. Argumenta que:

1.1. Se concedió crédito suficiente a la declaración que brindó la encausada Huapaya Pariasca, quien indicó que confundió a la agraviada con otra persona y le imputó por tal error ser la amante de su esposo.

1.2. No se valoró la declaración de la agraviada Daniela Marisol Perales Torres, la cual ha sido corroborada con la versión del testigo José Manuel Leiva Veliz, que sostuvo que se percató del comportamiento de las ahora procesadas, quienes –según su parecer– habrían estado ebrias y golpearon a la agraviada, increpándola una de ellas el haberle quitado a su esposo.

1.3. Se debe valorar la declaración del policía Jorge Luis Rivera Guerrero, quien en juicio oral sostuvo que la agraviada sindicó a las ahora procesadas como las personas que le sustrajeron sus pertenencias. Se deben expresar las razones por las que no se concedió mérito a esta declaración.

1.4. Finalmente, se ha de estimar que los hechos se perpetraron con la concurrencia de dos o más personas.

Segundo. Acusación

2.1. Hechos imputados

Se imputó a Elizabeth Juana Timana Pariasca y Vania Stephanie Huapaya Pariasca que, en horas de la madrugada del catorce de mayo de dos mil nueve, interceptaron a Daniela Marisol Perales Torres por inmediaciones de las avenidas Tomás Marsano y Los Próceres, en el distrito de Santiago de Surco, y la despojaron de su cartera, en cuyo interior tenía la suma de S/ 800 (ochocientos soles) y un teléfono celular de marca Nokia.

Tercero. Fundamentos del Tribunal Supremo

3.1. La decisión emitida a nivel superior se estructuró sobre la base de un supuesto de insuficiencia probatoria, que se generó a partir del reconocimiento de los hechos que expresaron las encausadas y, en especial, lo referido por Huapaya Pariasca, quien no negó la agresión a la ahora agraviada; sino que indicó que, debido a su estado de ebriedad, confundió a Perales Torres con una persona con quien su esposo tuvo una relación extramarital.

3.2. La mencionada manifestación –injustificada, por cierto–, aunada a la descripción del registro personal de las encausadas –en que se consignó que no poseían ni los S/ 800 (ochocientos soles) ni el celular que la agraviada reputó como sustraídos–, brinda las bases para evaluar las razones que brindó Huapaya Pariasca.

3.3. Conforme se describe en las piezas iniciales del registro de los hechos, tanto la agraviada como las encausadas dieron cuenta de que, en efecto, se produjo un altercado entre Vania Huapaya Pariasca y Marisol Perales Torres; y que la primera, al estar acompañada de otras personas, durante el forcejeo, se percató de que se le cayó a la agraviada una radio, la cual fue devuelta a la policía –folio 19–.

3.4. El escenario descrito, cuando menos, resulta dudoso para la configuración de un acto típico de robo. Si bien la encausada Juana Timana Pariasca sostuvo que no tenían dinero para trasladarse, no se puede presumir contra reo; más aún si el fiscal no alegó en el juicio ni en su escrito de impugnación que el robo imputado tenía como fin obtener dinero para su transporte o para proseguir con su festejo.

3.5. El testigo José Manuel Leiva Veliz, en su declaración preliminar –folio 14– sostuvo que “cuando me encontraba en el interior de mi taxi, a un costado del grifo Primax ubicado en la avenida Tomás Marsano, a eso de las 1:40 observé que a una señorita, otra mujer le propinó una bofetada y después se acercó otra quien también le agredió físicamente con jalones de cabellos, creyendo que se trataba de una pelea entre compañeras de trabajo” [sic]. Esta declaración da cuenta de la agresión, mas no de la sustracción, pues no indica haber presenciado ello. Por tanto, no es relevante a efectos de acreditar el robo juzgado.

3.6. La Fiscalía pretende que se valore como prueba de cargo la declaración brindada en juicio oral por el policía Jorge Luis Rivera Guerrero, quien declaró en la sesión número cuatro, del veintiséis de junio de dos mil dieciocho. El citado policía señaló que intervino a las encausadas a partir de la sindicación de la agraviada, quien le manifestó haber padecido el robo de sus bienes. También sostuvo que las encausadas se hallaban en un presunto estado de ebriedad y que cumplió con trasladarlas a la comisaría en instantes posteriores a la perpetración del hecho juzgado. Sin embargo, pese a tal versión, subsiste la insuficiencia probatoria respecto al delito de robo, dado que en poder de las procesadas no se hallaron los bienes que la agraviada reputó como sustraídos –los S/ 800 (ochocientos soles) y el celular Nokia–; mas sí quedó acreditada la agresión que injustificadamente padeció la víctima.

3.7. Nótese que el comportamiento posdelictivo de las encausadas no se condice con uno típico de robo, pues no se emprendió la fuga ni negaron su presencia en el lugar de los hechos o haber tenido contacto con la agraviada. En este escenario, la insuficiencia probatoria respecto a la sustracción violenta de los bienes declarada a nivel superior debe ser ratificada.

DECISIÓN

Por estos fundamentos, los jueces integrantes de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de Justicia de la República:

I. DECLARARON NO HABER NULIDAD en la sentencia expedida el seis de agosto de dos mil dieciocho por los jueces de la Cuarta Sala Penal para Procesos con Reos Libres de la Corte Superior de Justicia de Lima, que absolvió a Elizabeth Juana Timana Pariasca y Vania Stephanie Huapaya Pariasca de la acusación por la presunta comisión del delito contra el patrimonio-robo agravado, en perjuicio de Daniela Marisol Perales Torres.

II. DISPUSIERON que se transcriba la presente ejecutoria suprema al Tribunal de origen. Hágase saber.

Intervino el señor juez supremo Castañeda Espinoza por licencia de la señora jueza suprema Chávez Mella.

DESCARGAR RESOLUCIÓN AQUÍ:

Pin It on Pinterest