Robo. Absolución. Mínima corroboración del testigo.
18 julio, 2020
Abuso sexual. Absolución. Sindicación de la víctima es refutado por el examen médico
21 julio, 2020

Lavado de activos. Excepción de de naturaleza de acción

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
PRIMERA SALA PENAL TRANSITORIA

RECURSO DE NULIDAD N.° 2246-2016/LIMA
PONENTE: CÉSAR SAN MARTÍN CASTRO

Excepción de naturaleza de acción ante tráfico ilícito de drogas y lavado de activos

Sumilla. Si bien es posible advertir, a partir de una perspectiva probatoria, que eventualmente en otro proceso se absuelva de la comisión de un delito de tráfico ilícito de drogas al imputado en una causa por delito de lavado de activos –que es un tipo de conexión–, ello en sí mismo no enerva la existencia del delito antes mencionado pues lo relevante es establecer (i) la presencia de activos o bienes vinculados a conductas delictivas graves –las relaciones que tuvo el imputado con una conducta de tráfico ilícito de drogas, con las personas involucradas en su comisión, y con los bienes ilícitos que generó– y (ii) el ulterior acto de legitimación.

Lima, once de julio de dos mil diecisiete.

VISTOS: los recursos de nulidad interpuestos por el señor FISCAL ADJUNTO SUPERIOR NACIONAL y la señora PROCURADORA PÚBLICA ESPECIALIZADA EN DELITOS DE TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS DEL MINISTERIO DEL INTERIOR contra el auto de vista de fojas de mil ciento treinta y siete, de quince de octubre de dos mil catorce, que revocando el auto de primera instancia de fojas mil cuarenta y nueve, de once de febrero de dos mil catorce, declaró fundada la excepción de naturaleza de acción que dedujeron los encausados Luis Sáenz Panduro y Ruby Asayag Vásquez; en el proceso seguido contra ellos por delito de lavado de activos derivados del tráfico ilícito de drogas en agravio del Estado.

Intervino como ponente el señor SAN MARTÍN CASTRO.

FUNDAMENTOS

PRIMERO. Que el señor Fiscal Adjunto Superior Nacional en su recurso formalizado de fojas mil ciento cincuenta, de doce de noviembre de dos mil catorce, requirió la reforma del auto de vista que amparó la excepción de naturaleza de acción. Argumentó que lo resuelto por la Sala Penal no es conforme con el Acuerdo Plenario tres guion dos mil diez oblicua CJ guion ciento dieciséis; que el Tribunal Superior se sustentó en la sentencia que absolvió de los cargos a Sáenz Panduro por delito de tráfico ilícito de drogas; que el Colegiado realizó un análisis de fondo sobre un medio de prueba que aún no fue debatido en el acto oral, y no tomó en cuenta las pericias contables; que se desconoció los exactos alcances del tipo penal de lavado de activos.

SEGUNDO. Que la señora Procuradora Pública del Estado en su recurso formalizado de fojas mil ciento ochenta y cinco, de diecinueve de noviembre de dos mil catorce, instó la reforma del auto de vista. Alegó que la ley no exige un requisito probatorio específico para determinar la existencia del delito generador de las ganancias ilícitas; que de la disposición legal no fluye que la exoneración de un delito, por ejemplo de tráfico ilícito de drogas, importe la exoneración por el delito de lavado de activos; que se inaplicó el Acuerdo Plenario tres guion dos mil diez oblicua /CJ guion ciento dieciséis; que está descartada una prejudicialidad homogénea devolutiva respecto del delito fuente.

TERCERO. Que, según la denuncia formalizada del Fiscal Provincial de fojas una y el auto de apertura de instrucción de fojas doscientos cuarenta y nueve, se atribuye al encausado Sáenz Panduro haber realizado actos de lavado de activos a partir de actividades vinculadas al tráfico ilícito de drogas desde el año mil novecientos noventa y ocho conjuntamente con Lester Marina Pastor, también vinculado a investigaciones por tráfico ilícito de drogas.
Específicamente se imputa al citado encausado haber colocado activos para la conformación de la empresa Inversiones Oro Negro SAC, así como para el aumento de capital social de dicha persona jurídica; haber mantenido en su poder, a través de la indicada empresa, bienes muebles e inmuebles de procedencia ilícita por un total de quinientos setenta y seis mil seiscientos ochenta y siete con setenta y uno soles; y, haber realizado la transferencia de un vehículo, a nombre de la referida empresa, a favor de Marco Sergilio Chupillón Campos por ocho mil dólares.

Asimismo, se incrimina a la encausada Asayac Vásquez, esposa de Sáenz Panduro, haber utilizado dinero procedente del tráfico ilícito de drogas para la constitución de la aludida empresa, Inversiones Oro Negro SAC –el veinte de mayo de dos mil doce suscribió diez mil ochocientas acciones con un capital social de veinticinco mil cien soles, dividido en veinticinco mil cien acciones de un sol cada una. Asimismo, destinó dinero producto del narcotráfico para constituir la empresa Gustavo Inversiones EIRL el día veintisiete de agosto de dos mil cuatro, con un capital social de treinta y tres mil seiscientos soles.

CUARTO. Que el argumento central para amparar la excepción de naturaleza de acción está en función a la absolución dictada a favor del encausado Sáenz Panduro por el delito de tráfico ilícito de drogas, por lo que, según indicó el Tribunal Superior, al no existir condena por el delito previo generador de ganancias ilícitas no puede configurarse el delito de lavado de activos. Además, estimó que la pericia contable respecto de la empresa Inversiones Oro Negro SAC no permite establecer la presencia algún indicio de estar dedicada a ocultar o encubrir las ganancias por tráfico ilícito de drogas. De otro lado, respecto de la encausada Asayac Vásquez, acotó que al guardar la imputación relación con su condición de pareja del imputado Sáenz Panduro, no se le puede atribuir dolo directo.

QUINTO. Que, como se precisó en la Ejecutoria Suprema de fojas mil doscientos setenta y dos, de doce de noviembre de dos mil quince, en vía de excepción de naturaleza de acción no es posible valorar pruebas para negar algunos extremos de la imputación –del relato fáctico–. La referida excepción solo analiza, desde la propia imputación –sin alterarla– y bajo una exclusiva perspectiva jurídica- penal, la ausencia de un injusto penal –falta de tipicidad o presencia de una causa de justificación–, la concurrencia de una excusa absolutoria o la falta de una condición objetiva de punibilidad.

SEXTO.Que, en el presente caso, el Tribunal Superior negó determinados elementos de la incriminación, para lo cual se amparó en precisos medios de prueba documental y pericial, e introdujo una máxima de experiencia sobre relaciones de pareja –propia para valorar la prueba y construir una regla de inferencia, no para interpretar los alcances típicos el hecho incriminado (origen delictivo de los bienes y actos ulteriores de legitimación)–, además de dudosa generalización, con el objetivo de sostener la falta de dolo, sin siquiera hacer mención al elemento que lo niega: el error de tipo. Por lo demás, es de tener en cuenta que el tipo legal de lavado de activos también se comete mediante dolo eventual.

SÉPTIMO. Que es de precisar que, desde el hecho delictivo preexistente, ha de acreditarse la presencia antecedente de una actividad delictiva aunque de modo genérico, que permita en atención a las circunstancias del caso concreto la exclusión de otros posibles orígenes, sin que sea necesaria ni la demostración plena –en todos sus contornos– de un acto delictivo específico generador de los bienes ni de los concretos partícipes en el mismo [CARO CORIA, DINO CARLOS y otros: Derecho Penal Económico – Parte Especial, Tomo II, Jurista Editores, Lima, 2016, pp. 776]. También, desde la tipicidad subjetiva, es decir, del conocimiento del delito previo por parte del agente del delito de lavado de activos, éste solo debe tener un carácter general –no se requiere tener un conocimiento último de los caracteres del delito fuente, de la plenitud de sus detalles–.

OCTAVO. Que si bien es posible advertir, a partir de una perspectiva probatoria, que eventualmente en otro proceso se absuelva de la comisión de un delito de tráfico ilícito de drogas al imputado en una causa por delito de lavado de activos –que es un tipo de conexión–, ello en sí mismo no enerva la existencia del delito antes mencionado pues lo relevante es establecer (i) la presencia de activos o bienes vinculados a conductas delictivas graves –las relaciones que tuvo el imputado con una conducta de tráfico ilícito de drogas, con las personas involucradas en su comisión, y con los bienes ilícitos que generó– y (ii) el ulterior acto de legitimación.
Los recursos acusatorios deben estimarse y así se declara.

DECISIÓN

Por estos motivos, de conformidad con el dictamen de la señora Fiscal Suprema Provisional en lo Penal: declararon HABER NULIDAD en el auto de vista de fojas de mil ciento treinta y siete, de quince de octubre de dos mil catorce, que revocando el auto de primera instancia de fojas mil cuarenta y nueve, de once de febrero de dos mil catorce, declaró fundada la excepción de naturaleza de acción que dedujeron los encausados Luis Sáenz Panduro y Ruby Asayag Vásquez; en el proceso seguido contra ellos por delito de lavado de activos derivados del tráfico ilícito de drogas en agravio del Estado: reformándolo: CONFIRMARON el auto de primera instancia que declaró infundada la referida excepción de naturaleza de acción. ORDENARON que continúe la causa según su estado. DISPUSIERON se remitan los actuados al Tribunal Superior para los fines de ley. HÁGASE saber a las partes procesales personadas en esta sede suprema.

DESCARGAR RESOLUCIÓN AQUÍ:

Pin It on Pinterest