Declaración contradictoria de colaboradores eficaces y testigos protegidos. [Absolución]
26 julio, 2020
TID. No resulta suficiente indicar que en su condición de conviviente conociera sobre la actividad ilícita que realizaba el sentenciado.
29 julio, 2020

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
PRIMERA SALA PENAL TRANSITORIA

RECURSO DE NULIDAD N.° 2549-2016/LIMA
PONENTE: CÉSAR SAN MARTÍN CASTRO

Nulidad insubsanable ante flagrante vulneración de derechos de la parte civil

Sumilla. Existiendo parte civil constituida en autos, su participación en el acto oral como parte procesal es necesaria y es un derecho irrenunciable que el órgano jurisdiccional debe respetar. Ese reconocimiento legal importa que regule a la parte civil una ubicación específica en la Sala de Audiencia, se le confiera expresamente determinados mecanismos de actuación y se le dé intervención en el periodo final de alegatos. En tal virtud, si no se cita a la parte civil para juicio oral como en el caso de autos, se vulnera flagrantemente su derecho de defensa.

Lima, diez de julio de dos mil diecisiete.

VISTOS: el recurso de nulidad interpuesto por la parte civil, representada por el agraviado Gonzalo García- Pelayo Zapater, contra la sentencia de fojas seiscientos setenta, de diez de mayo de dos mil dieciséis, que absolvió a César Augusto Sedano Gonzales de la acusación fiscal formulada en su contra por delito de robo agravado tentado con subsecuente de muerte en agravio de Gonzalo García-Pelayo Zapater.

OÍDO el informe oral.

Intervino como ponente el señor SAN MARTÍN CASTRO.

FUNDAMENTOS

PRIMERO. Que la parte civil García-Pelayo Arana en su recurso formalizado de fojas setecientos cuarenta, de dos de setiembre de dos mil dieciséis, instó la nulidad de la sentencia y del juicio oral. Alegó que no fue debidamente notificado de la realización del juicio oral –la notificación se cursó a un domicilio procesal anterior–, por lo que no pudo asistir a la audiencia; que se vulneró las garantías del debido proceso, tutela jurisdiccional y defensa procesal.

SEGUNDO. Que el decreto de citación a juicio oral de fojas quinientos cincuenta y dos, de trece de enero de dos mil dieciséis, que fijó como fecha para la audiencia el día ocho de marzo de dos mil dieciséis, se notificó en el primer domicilio procesal de la parte civil indicado a fojas doscientos ochenta y cinco (constancias de fojas quinientos sesenta y de fojas quinientos noventa), no así en el fijado en el escrito de fojas cuatrocientos cincuenta y uno, de ocho de junio de dos mil quince. Ello dio lugar a que en esa audiencia no esté presente la parte civil y que no conozca de la sentencia absolutoria emitida el diez de mayo de dos mil dieciséis.

TERCERO.Que es así que cuando la parte civil llega a conocer, extraprocesalmente, de la existencia de ese fallo, por escrito de fojas setecientos seis, de dos de agosto de dos mil dieciséis, deduce la nulidad del juicio oral, que el Tribunal Superior, luego de un trámite de traslados, le da el carácter de recurso de nulidad en la resolución de fojas setecientos cincuenta, de trece de setiembre de dos mil dieciséis, y se limita a concederlo.

CUARTO. Que existiendo parte civil constituida en autos (resolución de fojas doscientos ochenta y cinco, de diecinueve de junio de dos mil catorce), su participación en el acto oral como parte procesal es necesaria –distinto es el caso si se le cita para que declare como testigo-víctima (artículo 260 de Código de Procedimientos Penales)–, conforme a lo dispuesto por el artículo 57 numeral 1 Código de Procedimientos Penales. Es, en suma, un derecho irrenunciable que el órgano jurisdiccional debe respetar.

Este reconocimiento legal importa que se regule a la parte civil una ubicación específica en la Sala de Audiencia (artículo 235 del Código de Procedimientos Penales), se le confiera expresamente determinados mecanismos de actuación (artículos 252, 253, 257, 259, 262 numeral 2, 270, 272 y 290 del Código de Procedimientos Penales) y se le dé intervención en el periodo final de alegatos (artículo 276 del Código de Procedimientos Penales).

QUINTO. Que, en tal virtud, si no se cita a la parte civil para el juicio oral, como en el caso de autos, se vulnera flagrantemente su derecho de defensa. Se trata de una nulidad insubsanable –medió indefensión material– y, al amparo del artículo 298 numeral 1 de Código de Procedimientos Penales, no cabe otra opción que anular todo el juicio oral.

DECISIÓN

Por estas razones: declararon NULA la sentencia de fojas seiscientos setenta, de diez de mayo de dos mil dieciséis, que absolvió a César Augusto Sedano Gonzales de la acusación fiscal formulada en su contra por delito de robo agravado tentado con subsecuente de muerte en agravio de Gonzalo García-Pelayo Zapater; con lo demás que contiene. ORDENARON se realice nuevo juicio oral por otro Colegiado y se actúen los medios de prueba que corresponda. DISPUSIERON se remita la causa al Tribunal Superior para los fines de ley. HÁGASE saber a las partes procesales personadas en esta sede suprema.

DESCARGAR RESOLUCIÓN AQUÍ:

Pin It on Pinterest