Estafa. Competencia de la víctima
2 agosto, 2020
Ne bis in ídem. Requisitos materiales
4 agosto, 2020

Robo agravado. Pluralidad de indicios de cargo. No se requiere la declaración de la víctima

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL PERMANENTE

RECURSO NULIDAD N.° 1695-2019
LIMA
PONENTE: CÉSAR SAN MARTÍN CASTRO

Prueba de cargo suficiente para condenar

Sumilla. Pese a esta falta del testimonio de la víctima, se tiene, primero, el acta de registro personal firmada por el imputado; segundo, la declaración del agente policial que capturó a los imputados y confirma tanto que en poder del encausado recurrente se encontró el celular robado al agraviado, cuanto que el agraviado sindicó a los detenidos; tercero, la versión contradictoria del propio encausado, quien primero aceptó los cargos y, luego, planteó un relato inverosímil acerca de una supuesta confusión al abrazar a un desconocido, al punto que de seguir su versión no tendría explicación la incautación del celular; y, cuarto, que, adicionalmente, no consta que el referido imputado fue presionado o golpeado para que firme un acta contra su voluntad. Por tanto, el recurso defensivo, centrado en el juicio histórico, debe desestimarse y así se declara. No está en tela de juicio la medición de la pena, tanto más si el recurso se interpuso en favor del imputado.

Lima, diez de febrero de dos mil veinte

VISTOS: el recurso de nulidad interpuesto por la defensa del encausado JORGE ALEJANDRO GONZÁLES DÍAS contra la sentencia ordinaria de fojas doscientos treinta y ocho, de veinte de mayo de dos mil diecinueve, que lo condenó como autor del delito de robo con agravantes tentado en agravio de Anderson Andrew Aspilcueta Álvarez a seis años de pena privativa de libertad y al pago de ochocientos soles por concepto de reparación civil; con lo demás que al respecto contiene.
Ha sido ponente el señor SAN MARTÍN CASTRO.

FUNDAMENTOS

§ 1. DE LA PRETENSIÓN IMPUGNATIVA DE LA DEFENSA DEL IMPUTADO

PRIMERO. Que la defensa del encausado Gonzáles Días en su escrito de recurso de nulidad formalizado de fojas doscientos cincuenta y dos, de veintisiete de mayo de dos mil diecinueve, instó la absolución de los cargos. Alegó que por error se abrazaron con el agraviado y al percatarse de su equivocación lo soltaron; que fue presionado para firmar el acta de registro personal; que el agraviado no firmó su declaración en sede preliminar, no asistió al juicio oral y no acreditó la preexistencia; que solo era un juego y los policías no fueron testigos presenciales de los hechos.

§ 2. DE LOS HECHOS OBJETO DEL PROCESO

SEGUNDO. Que la sentencia de instancia declaró probado que el día dos de diciembre de dos mil catorce, como a las dieciocho horas y cincuenta minutos, cuando el agraviado Aspilcueta Álvarez caminaba con su amiga Mayra Alexandra Quintanilla López por inmediaciones del Parque “La Luz”, ubicado en la Urbanización La Luz del Cercado de Lima, fue interceptado por el encausado recurrente Gonzáles Días y el acusado contumaz Anchay Rubio, quienes luego de intimidarlo con un objeto paralizante, que se le colocó a la altura del cuello, le sustrajeron su celular luego de rebuscarle los bolsillos del pantalón. Acto seguido los imputados se dieron a la fuga y el agraviado rápidamente pidió apoyo policial a un vehículo del Serenazgo, que logró intervenirlos en la intersección del jirón Venus con la avenida Mariano Cornejo y se encontró en poder del recurrente el bien robado.

§ 3. DE LA ABSOLUCIÓN DEL GRADO

TERCERO. Que el encausado Gonzáles Días fue detenido en cuasi flagrancia delictiva y, en su poder, se halló lo robado. Él firmó el acta de registro personal de fojas veinticuatro. Este dato es consistente con el Parte Policial que da cuenta de la Ocurrencia de Calle Común de fojas tres.

El efectivo policial Ruiz Ramos en su declaración preliminar, con fiscal –tiene eficacia probatoria, al amparo del artículo 62 del Código de Procedimientos Penales–, expresó que al comunicarle el agraviado que había sido víctima de robo observó que dos sujetos corrían, por lo que lo persiguieron y capturaron en la intersección del jirón Venus con la avenida Mariano Cornejo de la Urbanización La Luz. Además, al efectuarle el registro personal a uno de ellos (al imputado Gonzáles Días) se le encontró el celular robado [fojas nueve].

CUARTO. Que ambos encausados han negado los cargos (el encausado Anchay Rubio solo declaró preliminarmente a fojas once, por lo que fue declarado reo contumaz por auto de fojas doscientos seis, de tres de abril de dos mil diecinueve). El acusado Gonzáles Días primero aceptó los cargos [declaración preliminar de fojas catorce, con fiscal], pero en sede jurisdiccional se retractó, aunque admitió que cogió el celular que se encontraba al lado del agraviado en la creencia que era de su amigo Anchay Rubio; que se confundió, pues pensó que el agraviado era un amigo suyo a quien abrazó, pero al advertir el error le entregó el celular; que cuando los hechos él y su coimputado estaban drogados [fojas ochenta y cuatro y ciento ochenta y ocho].

QUINTO. Que es verdad que el agraviado Aspilcueta Álvarez declaró en sede preliminar, sin fiscal, pero no firmó su declaración, como consta a fojas siete, pese a que sindicó a los imputados. No obstante los esfuerzos del Tribunal ha sido imposible ubicarlo.

Pese a esta falta del testimonio de la víctima, se tiene, primero, el acta de registro personal firmada por el imputado; segundo, la declaración del agente policial que capturó a los imputados y confirma tanto que en poder del encausado recurrente se encontró el celular robado al agraviado, cuanto que el agraviado sindicó a los detenidos; tercero, la versión contradictoria del propio encausado, quien primero aceptó los cargos y, luego, planteó un relato inverosímil acerca de una supuesta confusión al abrazar a un desconocido, al punto que de seguir su versión no tendría explicación la incautación del celular; y, cuarto, que, adicionalmente, no consta que el referido imputado fue presionado o golpeado para que firme un acta contra su voluntad [véase pericia médico legal negativa de fojas veinticinco].

Por tanto, el recurso defensivo, centrado en el juicio histórico, debe desestimarse y así se declara. No está en tela de juicio la medición de la pena, tanto más si el recurso se interpuso en favor del imputado.

DECISIÓN

Por estas razones: declararon NO HABER NULIDAD en la sentencia ordinaria de fojas doscientos treinta y ocho, de veinte de mayo de dos mil diecinueve, que condenó a JORGE ALEJANDRO GONZÁLES DÍAS como autor del delito de robo con agravantes tentado en agravio de Anderson Andrew Aspilcueta Álvarez a seis años de pena privativa de libertad y al pago de ochocientos soles por concepto de reparación civil; con lo demás que al respecto contiene. DISPUSIERON se remita la causa al Tribunal Superior de origen para que, por ante el órgano judicial competente, se inicie la ejecución de la sentencia condenatoria. Intervino el señor Castañeda Espinoza por vacaciones del señor Coaguila Chávez. HÁGASE saber a las partes procesales personadas en esta sede suprema.

DESCARGAR RESOLUCIÓN AQUÍ:

Pin It on Pinterest