Excepción de improcedencia de acción. Características
12 octubre, 2020
Presunción de inocencia y motivación en sede casatoria.
14 octubre, 2020

Existe insuficiencia probatoria para condenar al imputado. Debe confirmarse la sentencia cuestionada

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA PENAL PERMANENTE
RECURSO DE NULIDAD N.° 238-2019
ICA

No haber nulidad

Existe insuficiencia probatoria para condenar al imputado, motivo por el que debe confirmarse la sentencia cuestionada.

Lima, veintiuno de enero de dos mil veinte

VISTOS: El recurso interpuesto por la Segunda Fiscalía Superior Penal de Chincha contra la sentencia expedida el diecinueve de noviembre de dos mil dieciocho por la Segunda Sala Penal de Apelaciones y Liquidadora de la Corte Superior de Justicia de Ica, que absolvió a Orlando Santos Tello Lucana como autor de la comisión del delito contra el patrimonio-robo agravado incisos 2, 3, 4, 5 y 7 del Código Penal–, en agravio de Luis Miguel Aramburú Sotelo; y como autor del delito contra la libertad sexual-violación sexual –incisos 1 y 4 del artículo 170 del Código Penal–, en agravio de las personas identificadas con las iniciales D. C. C. T., M. M. S. V. y S. E. T. S., y dispuso el archivo definitivo del proceso.

Intervino como ponente el señor juez supremo Sequeiros Vargas.

CONSIDERANDO

Primero. Fundamentos de impugnación –folios 663 a 668

1.1. El impugnante interpuso recurso de nulidad en virtud del literal a del artículo 292 del Código de Procedimientos Penales, concordante con el inciso 5 del artículo 300 del mismo código.

1.2. En síntesis, sostuvo que la Sala Superior no valoró adecuadamente las pruebas de cargo, como las declaraciones de las menores ultrajadas y el acta de reconocimiento donde el menor Robinson Ronald Benito Huamán identificó al absuelto como uno de los tres agresores.

Segundo. Hechos imputados

El dos de agosto de dos mil cinco, a las 20:00 horas, el imputado Orlando Santos Tello Lucanas y otras dos personas asaltaron con arma de fuego la camioneta Nissan de placa de rodaje RF-253, que cubre la ruta Pisco-Independencia, hecho ocurrido a la altura de José Olaya “la piedra”. Después de reducir al conductor y los pasajeros, uno de los agresores condujo el vehículo y se desvió con dirección a San Clemente, altura del kilómetro 3 en el sector conocido como Francia a orillas del río Pisco, donde no solo desmantelaron dicho vehículo, sino que ultrajaron a tres féminas. Posteriormente, fugaron.

Cuarto. Fundamentos del Tribunal Supremo

4.1. Se advierte de autos lo siguiente:

  •  La declaración en sede policial –folios 14 a 17–, preventiva folios 109 a 110– y juicio oral –folios 410 a 414– de Luis Miguel Aramburú Sotelo –conductor del vehículo asaltado–, quien narró las circunstancias del robo, pero no logró reconocer a ninguno de los tres asaltantes.

4.2. De manera similar, declararon los siguientes testigos –pasajeros del vehículo–: i) Pablo César Soto Lurita –sede policial, folios 2 a 24, y juicio oral, folios 414 a 417–, ii) Marco Antonio Saldívar Lurita –sede policial, folios 25 a 28, y juicio oral, folios 417 a 421– y iii) las menores identificadas con las iniciales S. E. T. S. (folios 422 a 424) y M. M. S. V. (folios 424 a 426), quienes declararon que fueron violadas por los agresores –a folios 50 y 51 obran los certificados médicos legales realizados a M. M. S. V. y S. E. T. S., respectivamente, que dan cuenta de esta situación)– y que no lograron identificarlos.

4.3. Por otro lado, obra la declaración en sede policial del menor agraviado Robinson Ronald Benito Huamán –folios 29 a 31–, quien manifestó que podía reconocer a los asaltantes, motivo por el que al presentársele la foto del absuelto –acta de reconocimiento de persona, folio 53– lo identificó como uno de ellos.

4.4. Sin embargo, en juicio oral –folio 434– sostuvo que la firma que figura como suya en dicha acta es falsa y agregó que no reconoció a ninguno de los asaltantes.

4.5. El instructor que elaboró el atestado –José Alberto Muchaypiña Salhuana– aclaró, en juicio oral –folios 551 a 555–, que el nombre del absuelto apareció en este proceso a raíz de que el menor Benito Huamán lo sindicó como su asaltante porque lo vio en un álbum de delincuentes (sic) –folio 551–.

4.6. La razón por la que Tello Lucana apareció en dicho álbum es porque, mediante sentencia expedida el ocho de noviembre de dos mil dos –folios 510 a 512, procedente de Coracora, Parinacochas–, fue absuelto de la acusación fiscal por el delito de violación sexual en agravio de menor de edad –por ello tiene antecedentes judiciales, folio 304, mas no penales, folio 93.

4.7. Como consecuencia, se advierte que ningún órgano de prueba reconoció a Tello Lucana y la razón de su presencia en este proceso radicaría en sus antecedentes judiciales.

4.8. Este razonamiento adquiere consistencia si se tiene en cuenta las siguientes pruebas de descargo:

  • La declaración del absuelto en juicio oral –folios 349 a 351–, donde sostuvo que en la fecha del hecho (agosto de dos mil cinco) se encontraba en Chumpi y anexo de Tucsa (distrito de Parinacochas, Ayacucho) trabajando sus chacras y que no conoce Ica.

  • Las testimoniales de Faustina Adalguiza Quintana Huamaní folios 386 a 389–, Jacinta Martina Huamaní Purca –folios 389 a 390– y MN Mercedes Paulina Guerreros Rumaldo –folios 390 a 390–, quienes sostuvieron ser vecinas del absuelto y que este siempre trabajó en Chumpi y Tucsa.

  • Y la conclusión del perito que realizó la evaluación psicológica al absuelto –folios 523 a 525–, quien se ratificó en juicio oral –folios 543 a 550– y, entre otras consideraciones, señaló que si Tello Lucana presentó signos de nerviosismo –sudoración de las palma de las manos– no implicó que sea por haber estado involucrado en algún delito, sino por tener la situación jurídica de imputado.

4.9.De esta evaluación probatoria resulta evidente que no se superó el margen razonable de presunción de inocencia del imputado, ya que un reconocimiento fotográfico realizado por un menor de edad, quien luego del debate procesal señaló que el acta que contiene dicho reconocimiento no tiene su firma, no es suficiente para establecer responsabilidad penal.

4.10. Estas pruebas de descargo no contradicen las pruebas de cargo, motivo por el que, al valorarse de manera conjunta, se puede inferir insuficiencia probatoria para establecer su responsabilidad.

4.11. Solo esta conclusión permite ratificar la sentencia absolutoria de la Sala y, como consecuencia, desestimar la pretensión del impugnante.

DECISIÓN

Por estos fundamentos, los jueces integrantes de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de Justicia de la República:

I. DECLARARON NO HABER NULIDAD en la sentencia expedida el diecinueve de noviembre de dos mil dieciocho por la Segunda Sala Penal de Apelaciones y Liquidadora de Ica de la Corte Superior de Justicia de Ica, que absolvió a Orlando Santos Tello Lucana como autor del delito contra el patrimonio-robo agravado –incisos 2, 3, 4, 5 y 7 del Código Penal–, en agravio de Luis Miguel Aramburú Sotelo; y como autor del delito contra la libertad sexual-violación sexual –incisos 1 y 4 del artículo 170 del Código Penal–, en agravio de las personas identificadas con las iniciales D. C. C. T., M. M. S. V., y S. E. T. S., y dispuso el archivo del proceso.

II. MANDARON que se transcriba la presente ejecutoria suprema al Tribunal de origen. Hágase saber.

Intervino el señor juez supremo Castañeda Espinoza por periodo vacacional del señor juez supremo Príncipe Trujillo.

DESCARGAR RESOLUCIÓN AQUÍ:

Pin It on Pinterest