Usurpación. Solo es necesario que se acredite la posesión de hecho; no que se tenga título posesorio
21 octubre, 2020
Reparación civil. Solidaridad en el pago
23 octubre, 2020

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N.° 496-2019
LIMA SUR

Insuficiencia probatoria

El recurso de nulidad se desestima porque de autos no obran pruebas de cargo que permitan concluir en la responsabilidad penal del absuelto únicamente constan las declaraciones policiales de los agraviados y del policía que intervino al absuelto. En cambio, se advierte que la versión de este último no solo fue uniforme en las diferentes etapas del proceso penal, sino que es consistente con las declaraciones de otros tres testigos directos. En consecuencia, la sentencia recurrida debe confirmarse.

Lima, veinte de agosto de dos mil veinte

VISTOS: el recurso de nulidad interpuesto por el representante de la Segunda Fiscalía Superior Penal Transitoria del Distrito Fiscal de Lima Sur contra la sentencia emitida el veintitrés de enero de dos mil diecinueve por la Sala Penal Transitoria de la Corte Superior de Justicia de Lima Sur, que absolvió a Marvin Maycon Sánchez Acosta de la imputación fiscal por el delito contra el patrimonio robo agravado, en perjuicio de Winston Gerardo Pérez Castillo y Elisa Esther Rengifo Reátegui, y dispuso el archivo definitivo del presente caso.

Intervino como ponente el señor juez supremo Sequeiros Vargas.

CONSIDERANDO

Primero. Fundamentos del recurso –folios 528-532–

1.1. El impugnante interpuso recurso de nulidad en virtud del artículo 292 concordante con el numeral 5 del artículo 300 del Código de Procedimientos Penales.

1.2. Adujo que la Sala Superior vulneró la motivación de las resoluciones judiciales –numeral 5 del artículo 139 de la Constitución– porque absolvió a Sánchez Acosta sin compulsar las declaraciones de los agraviados a nivel preliminar. Tampoco valoró la declaración de la agraviada Rengifo Reátegui, quien identificó al absuelto mediante el acta de reconocimiento físico.

1.3. Agregó que hubo pruebas periféricas que acreditaron la responsabilidad del absuelto –como el Atestado Policial número 60- 2017-REG.POL-LIMADIVPOL-S2-DEPINCRI.VEL, en el cual los agraviados sindicaron al absuelto; de igual manera, la Sala Superior no apreció que este, al ser intervenido junto con otras personas, se encontraba en posesión de un revólver–.

Segundo. Hechos imputados

El catorce de abril de dos mil diecisiete, el absuelto Marvin Maycon Sánchez Acosta, junto con otras personas premunidas de armas de fuego, despojaron violentamente de sus pertenencias a los agraviados cuando estos se disponían a guardar su vehículo en la cochera ubicada en la intersección de las avenidas Bolívar y Pastor Sevilla, Ruta B, distrito de Villa El Salvador. Después, los agresores huyeron en un mototaxi que los esperaba cerca del lugar. Sin embargo, finalmente, el absuelto y sus coimputados fueron intervenidos por la policía a las 6:00 horas de aquel día.

Tercero. Pronunciamiento de esta Sala Penal Suprema

3.1. Respecto a la imputación penal incoada contra el absuelto Sánchez Acosta, se cuenta con la prueba de cargo señalada a continuación.

3.2. Las declaraciones policiales de los agraviados Rengifo Reátegui folios 38-39– y Pérez Castillo –folios 40-42–, quienes narraron la forma como se suscitó el hecho. Si bien este último indicó no poder reconocer a sus agresores, Rengifo Reátegui identificó mediante el acta de reconocimiento –folio 76– al absuelto como la persona que atacó a su conviviente –el agraviado Pérez Castillo–, y a Jean Carlos Yaranga Sánchez como la persona que le apuntó con un arma.

3.3. De igual manera, obra la manifestación del policía Samuel Sony Coronel Munive –folios 57-58–, quien refirió que el catorce de abril de dos mil diecisiete les informaron que tres personas premunidas de armas de fuego estarían robando en los alrededores de las discotecas de Villa El Salvador. Por ello, se constituyeron al frontis de la discoteca Oasis y observaron a cuatro personas en actitud sospechosa –uno de ellos guardó un arma a la altura de su cintura–, quienes al ver el patrullero fugaron.

3.4. Sin embargo, independientemente de estas declaraciones policiales, no obra en autos prueba adicional que otorgue verosimilitud a la imputación fiscal –a folio 300, el Juzgado Penal de Villa El Salvador dispuso la declaración preventiva de los agraviados, quienes no se personaron en el proceso pese a estar debidamente notificados. Así también, la Sala Superior dispuso a folio 433 la concurrencia de los agraviados a juicio oral, pero a folio 473 (octava sesión) prescindió de sus declaraciones. Y en la sesión posterior, a folio 479, prescindió de la declaración de los efectivos policiales que intervinieron al absuelto–.

3.5. En cambio, se advierten las pruebas de descargo indicadas a continuación.

3.6. La declaración de Miguel Alcides Pérez Oropeza1 –folios 43-51 (declaración policial) y 443 (juicio oral)–, quien en lo medular señaló que el día del hecho estuvo en la discoteca Oasis desde las 00:00 hasta las 5:00 horas –allí también divisó al absuelto, al que conocía con anterioridad. Al retirarse del lugar, aproximadamente a las 6:00 horas, tuvo un altercado con una persona  quien resultó ser policía, motivo por el cual el absuelto, junto con otras dos personas, intervinieron para defenderlo, pero finalmente fueron conducidos a la comisaría.

3.7. Cabe agregar que el referido testigo reconoció que aquel día encontró un revólver en el frontis de la discoteca –el cual fue hallado en su poder, conforme al acta de registro personal (folio 74). Por otro lado, al absuelto no se le encontraron objetos relevantes que guardasen relación con la imputación de los hechos (folio 72). Por este motivo, Pérez Oropeza se sometió a la conclusión anticipada y fue condenado por el delito de tenencia ilegal de armas –artículo 279 del Código Penal– a cuatro años con siete meses de pena privativa de libertad –folio 268–.

3.8. De igual manera, obra la declaración de Jhon Paul Pauca Ramírez –folios 52-56 (manifestación policial) y 453 (juicio oral)–, quien en lo sustancial señaló que el día del hecho estuvo desde la 1:00 hasta las 6:00 horas en la discoteca Oasis junto con el absuelto, y que al retirarse del local observaron a Pérez Oropeza peleándose con una persona. Después de ello, fue trasladado junto con el absuelto, Pérez Oropeza y Jean Carlos Yaranga Sánchez a la comisaría.

3.9. Por su parte, Jean Carlos Yaranga Sánchez declaró –folios 65-70 (manifestación policial)– que el catorce de abril de dos mil diecisiete estuvo junto con el absuelto y Pauca Ramírez en la discoteca Oasis desde la 1:00 hasta las 6:00 horas. Al retirarse del local, observó que Pérez Oropeza –a quien conocía de vista– se liaba con una persona, por lo que, al igual que el absuelto Sánchez Acosta, intervino para defenderlo, pero posteriormente fue trasladado a la comisaría.

3.10. Este argumento exculpatorio fue expuesto también por el absuelto en su declaración policial –folios 59-63– y reiterado en su instrucción –folio 356– y en el juicio oral –folio 442–.

3.11. En tal sentido, se advierte que la versión de Sánchez Acosta no solo fue uniforme durante las etapas del proceso penal, sino que adquirió consistencia a partir de las manifestaciones de sus tres acompañantes –Pérez Oropeza, Pauca Ramírez y Yaranga Sánchez–, quienes de manera firme sostuvieron que en el día y la hora del robo estuvieron en la discoteca Oasis.

3.12. Por ende, esta versión exculpatoria sin prueba suficiente que la objete –únicamente obran las declaraciones policiales de los agraviados y de uno de los policías que intervinieron al absuelto– no permite aseverar que Sánchez Acosta sea responsable penalmente. Ergo, existe insuficiencia probatoria para condenarlo y, como tal, la sentencia absolutoria debe confirmarse.

DECISIÓN

Por estos fundamentos, los jueces integrantes de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de Justicia de la República:

I. DECLARARON NO HABER NULIDAD en la sentencia emitida el veintitrés de enero de dos mil diecinueve por la Sala Penal Transitoria de la Corte Superior de Justicia de Lima Sur, que absolvió a Marvin Maycon Sánchez Acosta de la imputación fiscal por el delito contra el patrimonio-robo agravado, en perjuicio de Winston Gerardo Pérez Castillo y Elisa Esther Rengifo Reátegui, y dispuso el archivo definitivo del presente caso.

II. MANDARON que se transcriba la presente ejecutoria suprema al Tribunal de origen y dispusieron que se notifique a las partes personadas en este proceso.


1 A folio 86 obra el Certificado Médico Legal número 008091-L-D que se le practicó y concluyó lesiones por agente contunde duro, por lo que se le prescribió un día de atención facultativa y cuatro de incapacidad médico legal. En ese sentido, lo expuesto por el testigo de que mantuvo una pelea con una persona que resultó ser policía es cierto.

DESCARGAR RESOLUCIÓN AQUÍ:

Pin It on Pinterest