Imprudencia punible. Lesiones culposas
28 noviembre, 2020
ACTOS CONTRA EL PUDOR: Conformidad procesal y derecho al juez natural.
1 diciembre, 2020

Delito Contra La Libertad Sexual: Incumplimiento del deber de esclarecimiento y nulidad de sentencia absolutoria.

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA PENAL PERMANENTE
RECURSO DE NULIDAD N.° 747-2019
ÁNCASH

Incumplimiento del deber de esclarecimiento y nulidad de sentencia absolutoria

Este Tribunal Supremo observa que el deber de esclarecimiento no ha sido cumplido, por lo que debe aplicarse el artículo 298 numeral 1 del Código de Procedimientos Penales y declararse nula la sentencia absolutoria impugnada.
Fluye prueba de cargo objetiva y plural sobre la que concierne efectuar nueva valoración.

Se hace imprescindible convocar a un nuevo juicio oral para recabar la manifestación de la agraviada de iniciales E. F. E. T. con el propósito de efectuar su valoración en virtud de los principios de inmediación, oralidad y contradicción. Siguiendo lo previsto en el artículo 143 del Código de Procedimientos Penales, su testifical está autorizada. Para garantizar un emplazamiento correcto, deberán desplegarse los apremios legales correspondientes.

Lima, dieciocho de agosto de dos mil veinte

VISTOS: el recurso de nulidad interpuesto por el señor FISCAL ADJUNTO SUPERIOR contra la sentencia del once de octubre de dos mil dieciocho (foja 440), emitida por la Sala Penal Liquidadora en adición Segunda Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de Áncash, que absolvió a JUBER EDMUNDO ZUBIZARRETA SALINAS de la acusación fiscal como autor del delito contra la libertad sexual, en agravio de la menor identificada con las iniciales E. F. E. T.

Intervino como ponente el señor juez supremo COAGUILA CHÁVEZ.

CONSIDERANDO

§ I. Expresión de agravios

Primero. El señor FISCAL ADJUNTO SUPERIOR, en su recurso de nulidad del doce de octubre de dos mil diecinueve (foja 469), señaló que el Tribunal Superior no evaluó los siguientes factores respecto a agraviada de iniciales E. F. E. T.: i) la menor tenía diez años y ocho meses de edad al momento de los hechos; ii) lo manifestado a nivel policial, en el sentido de que JUBER EDMUNDO ZUBIZARRETA SALINAS la agredió sexualmente en dos ocasiones, se corrobora con el reconocimiento médico legal respectivo, que concluyó con la presencia de desfloración antigua, y iii) su declaración en el juicio oral se produjo luego de dieciséis años. Sostuvo que las presuntas contradicciones en que incurrió son irrelevantes. Afirmó que JUBER EDMUNDO ZUBIZARRETA perturbó la acción de la justicia pues, se mantuvo ausente, aun cuando sabía del proceso penal instaurado en su contra. Finalmente, solicitó que se declare la nulidad de la sentencia impugnada e invocó diversa jurisprudencia expedida en esta sede suprema para sustentar su pretensión.

§ II. Imputación fiscal

Segundo. Conforme a la acusación fiscal del dieciocho de octubre de dos mil cuatro (foja 74), los hechos incriminados son los siguientes:

2.1. El veinte de mayo de dos mil dos, la víctima de iniciales E. F. E. T. fue violada por JUBER EDMUNDO ZUBIZARRETA SALINAS.

2.2. El veintisiete de mayo del mismo año, aproximadamente a las 05:00 horas, la agraviada de iniciales E. F. E. T. culminó sus labores de cuidado y pastoreo de animales y se dirigió a su domicilio, sito en el distrito de Colquioc. En ese momento, fue interceptada por JUBER EDMUNDO ZUBIZARRETA SALINAS y se desviaron por la carretera hacia unas plantas de molle y membrillo. En dicho lugar, con el uso de la fuerza y la violencia, este último nuevamente abusó sexualmente de ella.

2.3. El certificado médico legal estableció la presencia de desfloración antigua y no signos de actos contra natura. En esa época, la menor de iniciales E. F. E. T. tenía diez años y ocho meses de edad.

§ III. Fundamentos del Tribunal Supremo

Tercero. La agraviada de iniciales E. F. E. T. declaró en sede policial (foja 7, con presencia del señor juez de paz); en esa oportunidad detalló el modo y circunstancias en que, en mayo de dos mil dos, fue agredida sexualmente, vía vaginal, en dos ocasiones por JUBER EDMUNDO ZUBIZARRETA SALINAS; además, puntualizó sus características físicas.

Posteriormente, en el juzgamiento, según acta (foja 391), la víctima de iniciales E. F. E. T. ratificó que JUBER EDMUNDO ZUBIZARRETA fue autor de la violación sexual en su perjuicio, el veintisiete de mayo de dos mil dos.
Si bien coincidió en lo relativo al lugar y la modalidad en que se produjo el ilícito (cuando se dirigía a su domicilio y vía vaginal), modificó su testimonio sobre las oportunidades: a nivel preliminar afirmó que fueron dos veces, mientras que en el plenario aseveró que fue una sola vez.

Cuarto. Desde la perspectiva de la prueba de cargo, el Certificado Médico Legal número 000863-CLS (foja 9) concluyó que la menor de iniciales E. F. E. T. presentó: “Desfloración antigua, no signos de actos contra natura”; además, la partida de nacimiento (foja 10) reflejó que, en la data del evento sexual acaecido, tenía diez años y ocho meses de edad.

Quinto. Por su parte, el procesado JUBER EDMUNDO ZUBIZARRETA SALINAS no concurrió a la etapa de instrucción, conforme al informe final (foja 68).

En cambio, sí lo hizo en el juicio oral, de acuerdo con el acta (foja 249). En dicha fase procesal, admitió que conocía a la agraviada de iniciales E. F. E. T., negó su responsabilidad penal y adujo que la denuncia en su contra fue para encubrir al hermano de ella y porque no le envió la pensión respectiva.

Sexto. No es ajeno a la realidad que los actos sexuales en perjuicio de una menor de edad, per se, generan extrema lesividad emocional. Como consecuencia, surge dificultad en la percepción exacta de las circunstancias coetáneas al evento. Ello abarca la precisión tanto de las horas y lugares como, incluso, de las ocasiones en que se ejecutó el evento sexual. Son consabidas las repercusiones psicológicas en las víctimas de abuso sexual; por ello, un tratamiento adecuado de la prueba testimonial no exige una enunciación fáctica idéntica entre una declaración y otra. Solo bastará con que las notas esenciales se constaten incólumes en la investigación. Es razonable la posibilidad de que, paulatinamente, se vaya complementando el relato criminal con la limitación de que los datos especificados no sean abiertamente incompatibles o manifiestamente contradictorios entre sí.

De este modo, en el caso, el que la víctima de iniciales E. F. E. T. haya variado su declaración sobre el número de veces y fechas en las que fue agredida sexualmente, en modo alguno afecta la textura interna del relato.

Séptimo. No se vislumbra incredibilidad subjetiva en la víctima de iniciales E. F. E. T. Durante la investigación y en el plenario no se ofrecieron elementos de juicio sobre móviles espurios que la hayan impulsado a sindicar a JUBER EDMUNDO ZUBIZARRETA SALINAS, con la única finalidad de perjudicarlo.

Asimismo, respecto a la persistencia, en el curso del proceso penal recalcó la atribución delictiva hacia JUBER EDMUNDO ZUBIZARRETA SALINAS como autor de las agresiones sexuales sufridas.

Octavo. En consecuencia, este Tribunal Supremo establece que el deber de esclarecimiento no ha sido cumplido, por lo que debe aplicarse el artículo 298 numeral 1 del Código de Procedimientos Penales y declararse nula la sentencia absolutoria impugnada.

Fluye prueba de cargo objetiva y plural sobre la que concierne efectuar nueva valoración.

Se hace imprescindible convocar a un nuevo juicio oral para recabar la manifestación de la agraviada de iniciales E. F. E. T. con el propósito de efectuar su valoración, en virtud de los principios de inmediación, oralidad y contradicción. Siguiendo lo previsto en el artículo 143 del Código de Procedimientos Penales, su testifical está autorizada. Para garantizar un emplazamiento correcto, deberán desplegarse los apremios legales correspondientes.

El recurso de nulidad promovido por el señor FISCAL ADJUNTO SUPERIOR es estimado en todos sus extremos.

DECISIÓN

Por estos fundamentos, los señores jueces integrantes de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de Justicia de la República DECLARARON NULA la sentencia del once de octubre de dos mil dieciocho (foja 440), emitida por la Sala Penal Liquidadora en adición Segunda Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de Áncash, que absolvió a JUBER EDMUNDO ZUBIZARRETA SALINAS de la acusación fiscal como autor del delito contra la libertad sexual, en agravio de la menor identificada con las iniciales E. F. E. T., MANDARON que se realice un nuevo juicio oral a cargo de otro Tribunal Superior, teniendo en cuenta lo considerado en la presente ejecutoria suprema. Y los devolvieron.

DESCARGAR RESOLUCIÓN AQUÍ:

Pin It on Pinterest