ROBO-Determinación de la pena y principio de igualdad
12 marzo, 2021
ABUSO SEXUAL: Absolución – Relato inverosímil y ausencia de elementos periféricos externos de corroboración.
16 marzo, 2021

TID: Según las máximas de la experiencia acreditan la responsabilidad del imputado.

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL PERMANENTE

RECURSO NULIDAD N.º 686-2019/LIMA NORTE
PONENTE: CÉSAR SAN MARTÍN CASTRO

Absolución infundada

Sumilla. El corpus delicti se acreditó con el mérito de la Guía Postal; del acta de hallazgo, inmovilización y lacrado; de la declaración plenarial del funcionario de Serpost; del acta de deslacrado, reapertura, prueba de campo, recojo, pesaje y lacrado de droga; y de la pericia química. La encomienda estaba a nombre del imputado como remitente, como consta de la documentación remitida por Serpost, en especial de la copia de su DNI. Él firmó la Guía Postal, según la pericia grafotécnica. El argumento del imputado, primero, no tiene base de corroboración; y, segundo, él no es ingenuo y, además, el hecho de que aquél le pagó su traslado a Piura, le diera cien soles y le pidiera que envío una encomienda, revela, desde las máximas de la experiencia, que estaba en condiciones de conocer lo que contenía el paquete en cuestión. No se puede admitir la presencia de un error de tipo. En estas condiciones, la absolución no es fundada. No se efectuó una debida apreciación de los hechos materia de acusación, ni se compulsó adecuadamente la prueba actuada.

Lima, veintinueve de setiembre de dos mil veinte

VISTOS: el recurso de nulidad interpuesto por el señor FISCAL ADJUNTO SUPERIOR DE LIMA NORTE y la PROCURADORA PÚBLICA ESPECIALIZADA EN DELITOS DE TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS DEL MINISTERIO DEL INTERIOR contra la sentencia de fojas quinientos treinta y nueve, de treinta y uno de julio de dos mil dieciocho, que absolvió a Ericson Joel Medina Torres de la acusación fiscal formulada en su contra por delitos de tráfico ilícito de drogas básico en agravio del Estado; con todo lo demás que al respecto contiene.

Ha sido ponente el señor SAN MARTÍN CASTRO.

FUNDAMENTOS

§ 1. DE LA PRETENSIÓN IMPUGNATIVA DE LAS PARTES ACUSADORAS

PRIMERO. Que el señor Fiscal Adjunto Superior en su escrito de recurso de nulidad formalizado de fojas quinientos cincuenta y ocho, de seis de agosto de dos mil dieciocho, requirió la anulación de la sentencia recurrida. Argumentó que constan hechos probados que acreditan los cargos; que la coartada del imputado en el sentido que el titular de la droga sería un tercero no tiene sustento alguno; que no se tomó en cuenta su propia admisión de los hechos; que si los viajes los sufragó el supuesto amigo, ello demostró que conocía de la realización del delito.

SEGUNDO. Que la señora Procuradora Pública del Estado en su escrito de recurso de nulidad formalizado de fojas quinientos sesenta y nueve, de seis de agosto de dos mil dieciocho, instó la anulación de la sentencia de instancia. Alegó que solo se valoró la versión exculpatoria del encausado cuando señaló que desconocía lo que contenía la encomienda intervenida; que de la declaración de los policías interviniente, las actas de registro personal y la pericia química quedó acreditado el cargo penal.

§ 2. DE LOS HECHOS OBJETO DEL PROCESO PENAL

TERCERO. Que, según la acusación fiscal de fojas cuatrocientos dieciocho, el día dieciocho de octubre de dos mil trece el encausado Medina Torres dejó en las oficinas de la empresa “Serpost” de Sullana una encomienda con destino a Inglaterra, a Laura Nelson (con dirección en ST George Battersea Reach, York, Roodo Wanswort SW dieciocho guión HP, Código Postal más cuarenta y cuatro setenta y ocho quince cincuenta y ocho sesenta y siete cuarenta y cinco, Reino Unido). Empero, al inspeccionarse el contenido del paquete en la Oficina de Los Olivos – Lima, al día siguiente, se descubrió que contenía dos casacas en cuyo interior ocultaba cero punto cuatrocientos noventa y nueve gramos (peso neto) de clorhidrato de cocaína.

§ 3. DE LA ABSOLUCIÓN DEL GRADO

CUARTO. Que el corpus delicti se acreditó con el mérito de la Guía Postal número EE cero cero setenta y cuatro cincuenta y ocho ochenta y seis cuatro PE de fojas cuatro; del acta de hallazgo, inmovilización y lacrado de fojas diez; de la declaración plenarial del funcionario de Serpost, Carbajal Quispe, de fojas cuatrocientos noventa y seis; del acta de deslacrado, reapertura, prueba de campo, recojo, pesaje y lacrado de droga de fojas once; y de la pericia química de fojas cuatrocientos seis.

La encomienda estaba a nombre del imputado Medina Torres como remitente, como consta de la documentación remitida por Serpost de fojas ciento sesenta y ocho, en especial de la copia de su DNI. Él firmó la Guía Postal, según la pericia grafotécnica de fojas ciento sesenta y tres.

QUINTO. Que el encausado Medina Torres fue capturado el siete de noviembre de dos mil diecisiete [oficio de fojas trescientos veintiuno]. En su instructiva a fojas trescientos sesenta y ocho, de veinticinco de enero de dos mil dieciocho, reconoció que fue él quien depositó la encomienda incautada, pero lo hizo para hacerle un favor a un amigo: Jorge Díaz Alcázar, a quien conoció cuando estaba recluido por robo en el Penal de Tacna, en cuya casa vivió entre uno y dos años. No sabía que la encomienda contenía droga. En su declaración plenarial de fojas cuatrocientos cincuenta y cinco reiteró su versión, admitió que consumía PBC, que trabajó en una óptica del padre de Jorge Díaz Alcázar, que por la encomienda éste le pagó cien soles. Agregó que Jorge le pagó el pasaje a Piura, donde fue, el cual estaba con un africano; además, con Jorge viajó a Trujillo, todo pagado por este último.

SEXTO. Que el imputado, según su propia versión, conoció a Jorge Díaz Alcázar en el Penal, que éste le pagó el pasaje para ir a Piura y allí, en Sullana, depositó la encomienda a su nombre. Tal argumento, primero, no tiene base de corroboración –con independencia de su versión, no consta un dato cierto de la efectiva intervención de Jorge Díaz Alcázar–; y, segundo, él no es ingenuo y, además, el hecho de que aquél le pagó su traslado a Piura, le diera cien soles y le pidiera que envíe una encomienda, revela, desde las máximas de la experiencia, que estaba en condiciones de conocer lo que contenía el paquete en cuestión. No se puede admitir la presencia de un error de tipo.

SÉPTIMO. Que, en estas condiciones, la absolución no es fundada. No se efectuó una debida apreciación de los hechos materia de acusación, ni se compulsó adecuadamente la prueba actuada. Es de aplicación el artículo 301, párrafo final, del Código Procesal Penal. El recurso acusatorio debe estimarse y así se declara.

DECISIÓN

Por estos motivos, de conformidad con el dictamen del señor Fiscal Supremo en lo Penal: I. Declararon NULA la sentencia de fojas quinientos treinta y nueve, de treinta y uno de julio de dos mil dieciocho, que absolvió a Ericson Joel Medina Torres de la acusación fiscal formulada en su contra por delitos de tráfico ilícito de drogas básico en agravio del Estado; con todo lo demás que al respecto contiene. II. En consecuencia, ORDENARON se realice nuevo juicio oral por otro Colegiado. III. MANDARON se remitan los actuados al Tribunal Superior de origen para los fines de ley. HÁGASE saber a las partes procesales personadas en esta sede suprema.

DESCARGAR RESOLUCIÓN AQUÍ:

Pin It on Pinterest