PECULADO: Control jurisdiccional de las actuaciones fiscales – Potestad nulificante de los órganos jurisdiccionales
8 septiembre, 2021
ACTOS CONTRARIOS AL PUDOR : Inobservancia de la prohibición de otorgar diferente valor probatorio a la prueba personal que fue objeto de inmediación por el a quo
10 septiembre, 2021

Secuestro e insuficiencia probatoria

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA PENAL PERMANENTE
RECURSO DE NULIDAD N.° 381-2021
LIMA NORTE

Secuestro e insuficiencia probatoria

Esta Sala Penal Suprema aprecia que la prueba de cargo, edificada principalmente sobre la declaración del agraviado Eustacio Benites Sevillano, no es suficiente para establecer de manera razonable la responsabilidad penal de YESSICA PORRAS MAHUANCA en el ilícito de secuestro. El primero no compareció a la etapa de instrucción ni al juicio oral para ratificar su sindicación.

Por su parte, los coimputados Sergio Espíritu Ascayo, Paulo César Mechato Aliaga, Merlín Donal Valencia Ramos y Jhonny Martín Toribio Neyra fueron absueltos definitivamente. Luego, cuando el tercero y el cuarto depusieron en el juzgamiento, adujeron no conocer a YESSICA PORRAS MAHUANCA y que solo estuvo en el vehículo respectivo acompañando al primero.

De esta manera, no se ha enervado el derecho fundamental de presunción de inocencia.

Por lo tanto, la sentencia absolutoria ha sido emitida conforme al artículo 284 del Código de Procedimientos Penales y deberá ser confirmada.

Lima, doce de julio de dos mil veintiuno

VISTOS: el recurso de nulidad interpuesto por el señor FISCAL SUPERIOR contra la sentencia del veintitrés de noviembre de dos mil veinte (foja 494), emitida por la Cuarta Sala Penal Liquidadora de la Corte Superior de Justicia de Lima Norte, que absolvió a YESSICA PORRAS MAHUANCA de la acusación fiscal por el delito contra la libertad personal-secuestro, en agravio de Eustacio Benites Sevillano.

Intervino como ponente el señor juez supremo COAGUILA CHÁVEZ.

CONSIDERANDO

§ I. Expresión de agravios

Primero. El señor FISCAL SUPERIOR, en su recurso de nulidad del nueve de diciembre de dos mil veinte (foja 531), denunció la infracción de los principios jurisdiccionales del debido proceso y la motivación de las resoluciones judiciales. Señaló que no se valoraron diversos elementos de cargo, como el libro de denuncias virtuales, las Actas de hallazgo y reconocimiento, y las declaraciones testimoniales de Paulo César Mechato Aliaga y Jhonny Martín Toribio Neyra, de las que se desprende que YESSICA PORRAS MAHUANCA se encontraba fuera de su colocación policial y ejecutó el secuestro del agraviado Eustacio Benites Sevillano. Sostuvo que, en su condición de miembro de la Policía Nacional del Perú, no cumplió con las normas institucionales relativas a la intervención y comunicación de lo sucedido a la comisaría del sector.

De otro lado, solicitó que se declare la nulidad de la sentencia absolutoria impugnada.

§ II. Imputación fiscal

Segundo. Conforme a la acusación fiscal del ocho de agosto de dos mil trece (foja 246), los hechos incriminados fueron los siguientes:

2.1. El seis de abril de dos mil once, efectivos de la comisaría de Pro fueron alertados sobre el secuestro de una persona de sexo masculino. Luego, en las inmediaciones de las avenidas Alfredo Mendiola y Dos de octubre, abordaron el vehículo de placa de rodaje número CIJ-497, y ubicaron a los policías Merlín Donal Valencia Ramos y Sergio Espíritu Ascayo, así como a los ciudadanos Paulo César Mechato Aliaga y Jhonny Martín Toribio Neyra.

2.2. Por su parte, YESSICA PORRAS MAHUANCA se dio a la fuga y no fue capturada.

§ III. Fundamentos del Tribunal Supremo

Tercero. Como prefacio, es pertinente destacar que, según la sentencia del nueve de noviembre de dos mil doce (foja 472), se absolvió a Merlín Donal Valencia Ramos, Sergio Espíritu Ascayo, Paulo César Mechato Aliaga y Jhonny Martín Toribio Neyra de la acusación fiscal por el delito de secuestro, en perjuicio de Eustacio Benites Sevillano.

Después, mediante auto del cuatro de abril de dos mil trece (foja 488), la sentencia mencionada se declaró consentida.

De este modo, solo está pendiente definir la situación jurídica de YESSICA PORRAS MAHUANCA.

Cuarto. En línea de principio, los actos de investigación recabados en la fase policial con presencia del representante del Ministerio Público, al amparo de los artículos 62 y 72, numeral 3, del Código de Procedimientos Penales, constituyen elementos valorables en el acervo de pruebas. Empero, no debe entenderse que, en virtud de ello, gozan de idoneidad natural y fiabilidad absoluta o que, por ejemplo, tratándose de una declaración o manifestación, la información proporcionada por el deponente constituye una verdad incondicionada a la que necesariamente ha de concedérsele un valor epistémico pleno. En estos casos, los elementos indiciarios son el baremo de medición de su peso probatorio y tienen virtualidad para fundar una decisión absolutoria o condenatoria.

Quinto. En sede preliminar (foja 7, con presencia del fiscal adjunto provincial), el agraviado Eustacio Benites Sevillano no solo detalló las circunstancias de tiempo y lugar en que fue privado de su libertad y sufrió agresiones físicas; también precisó que entre sus captores estaba una mujer de veintiocho o treinta años de edad y tez trigueña, quien le dijo que todos eran policías y ella se desempeñaba como capitana.

En la perspectiva de corroboración, solo fluye el Acta de reconocimiento (foja 29, con intervención del representante del Ministerio Público), según la cual, previa descripción física, identificó a YESSICA PORRAS MAHUANCA como una de las ejecutoras del secuestro.

No obstante, cabe anotar que la individualización se realizó sobre las fichas de Reniec (fojas 44 y 67), en que se precisó como data de expedición, el veintitrés de noviembre de dos mil cinco, es decir, cinco años y cinco meses antes de ocurrido el evento investigado.

Por otro lado, se relieva que, de acuerdo con el Certificado Médico Legal número 012146-L, del seis de abril de dos mil once (foja 62), no presentó lesiones traumáticas recientes.

Pese a lo anterior, conforme a los informes finales del veintiocho de noviembre de dos mil once y cinco de junio de dos mil trece (fojas 135 y 231), la víctima Eustacio Benites Sevillano no concurrió a la etapa de instrucción.

Similar situación aconteció en el juicio oral, según el acta concernida (foja 447), al haberse prescindido de su declaración.

Sexto. Por su parte, en el juzgamiento, conforme al acta referida (foja 447), YESSICA PORRAS MAHUANCA esgrimió su tesis defensiva.

Señaló que prestaba servicios en una dependencia policial de Satipo, pero la pusieron a disposición en Lima porque se encontraba mal de salud. Sostuvo que no conoce al agraviado Eustacio Benites Sevillano ni a los coimputados Merlín Donal Valencia Ramos, Paulo César Mechato Aliaga y Jhonny Martín Toribio Neyra; en cambio, tenía una relación sentimental con el coprocesado Sergio Espíritu Ascayo, con quien se encontró en el distrito de Los Olivos el día de los hechos. Afirmó que este último le dijo que subiera a un vehículo en el que se encontraban los primeros, se ubicó en el asiento del copiloto y había tranquilidad. Aseveró que no participó en ningún operativo y, luego de que se bajó de la unidad, observó que fueron intervenidos. Anotó que no es lógico que se presentara como capitana, pues tenía 24 años.

Séptimo. A nivel policial (fojas 10, 14, 17 y 20, con intervención del representante del Ministerio Público), los coprocesados Merlín Donal Valencia Ramos, Sergio Espíritu Ascayo, Paulo César Mechato Aliaga y Jhonny Martín Toribio Neyra prestaron su manifestación.

Después, en la etapa de instrucción (fojas 98, 108, 114, 123 y 185), depusieron los coimputados Paulo César Mechato Aliaga, Merlín Donal Valencia Ramos, Jhonny Martín Toribio Neyra y Sergio Espíritu Ascayo.

Ulteriormente, en el juicio oral, según el acta correspondiente (foja 428), declararon los coencausados Jhonny Martín Toribio Neyra y Merlín Donal Valencia Ramos.

En distintos momentos, todos negaron haber perpetrado un secuestro. Adujeron que no conocían a YESSICA PORRAS MAHUANCA, quien no participó en el operativo policial y solo estuvo en el vehículo aludido en compañía de Sergio Espíritu Ascayo, lo que fue admitido por este último; también alegaron que ella bajó del automóvil antes de que fueran intervenidos por la policía.

Por lo demás, en el Atestado número 051-2010-VII-DIRTEPOL/DIVTER N-1- CPRO-DEINPOL (foja 1) solo se indicó que YESSICA PORRAS MAHUANCA formaría parte de la organización descrita, pero no se precisó que ella se hubiese dado a la fuga.

Octavo. En consecuencia, esta Sala Penal Suprema aprecia que la prueba de cargo, edificada principalmente sobre la declaración del agraviado Eustacio Benites Sevillano, no es suficiente para establecer de manera razonable la responsabilidad penal de YESSICA PORRAS MAHUANCA en el ilícito de secuestro.

El primero no compareció a la etapa de instrucción ni al juicio oral para ratificar su sindicación.

Por su parte, los coimputados Sergio Espíritu Ascayo, Paulo César Mechato Aliaga, Merlín Donal Valencia Ramos y Jhonny Martín Toribio Neyra fueron absueltos definitivamente. Luego, cuando el tercero y el cuarto depusieron en el juzgamiento, adujeron no conocer a YESSICA PORRAS MAHUANCA y que solo estuvo en el vehículo respectivo acompañando al primero.

De esta manera, no se ha enervado el derecho fundamental de presunción de inocencia. Por lo tanto, la sentencia absolutoria ha sido emitida conforme al artículo 284 del Código de Procedimientos Penales y deberá ser confirmada.

DECISIÓN

Por estos fundamentos, los señores jueces integrantes de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de Justicia de la República DECLARARON NO HABER NULIDAD en la sentencia del veintitrés de noviembre de dos mil veinte (foja 494), emitida por la Cuarta Sala Penal Liquidadora de la Corte Superior de Justicia de Lima Norte, que absolvió a YESSICA PORRAS MAHUANCA de la acusación fiscal por el delito contra la libertad personal-secuestro, en agravio de Eustacio Benites Sevillano. Hágase saber y los devolvieron.

DESCARGAR RESOLUCIÓN AQUÍ:

Pin It on Pinterest