VIOLACION SEXUAL : Absolución – Deber de esclarecimiento no se cumplió debido a la ausencia de corroboración periférica de la sindicación de la víctima.
18 septiembre, 2021
VIOLACION SEXUAL : Imputabilidad restringida y prescripción de la acción penal.
21 septiembre, 2021

TID : Nulidad – La Sala no agotó los medios necesarios para llevar a cabo la visualización de un medio de prueba.

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA PENAL TRANSITORIA
NULIDAD N.º 377-2020
LIMA ESTE

MOTIVACIÓN INSUFICIENTE COMO CAUSAL DE NULIDAD

Al presentarse en la argumentación un vicio de motivación insubsanable, ello genera la nulidad de la sentencia. Debe realizarse un nuevo juicio oral por otro Colegiado.

Lima, diez de setiembre de dos mil veintiuno

VISTO: el recurso de nulidad interpuesto por el sentenciado ALBERTO PERALTA CONDORI, contra la sentencia del veintidós de agosto de dos mil diecinueve (fs. 704 a 732), en el extremo que lo condenó como autor del delito de tráfico ilícito de drogas (previsto en el segundo párrafo, del artículo 296, del Código Penal), en perjuicio del Estado; y le impusieron seis años de pena privativa de libertad.

Intervino como ponente el juez supremo Guerrero López.

CONSIDERANDO

PRIMERO. IMPUTACIÓN FÁCTICA

De acuerdo al requerimiento acusatorio (fs. 444 a 456), se tiene lo siguiente:

1.1. Se incriminó a los acusados Luis Humberto Peralta Espinoza y Alberto Peralta Condori, habérseles hallado en su esfera de dominio personal, droga, la cual habría estado destinado paro fines de comercialización: así pues se tiene que mediante Resolución Judicial N.° 01, del 19 de abril de 2018, emitida por el Primer Juzgado Penal de La Molina y Cieneguilla se ordenó el allanamiento y descerraje del inmueble sito en lo calle Los Tulipanes, mz, B, lote 4 de la urbanización La Viñas Alta, primer piso, distrito de La Molina; diligencia que se llevó a cabo el 20 de abril de 2018 desde las 17:00 horas, dado que en el mencionado inmueble la persona conocida como «Lobo» —quien como característica física resaltante presenta un tatuaje en el pecho, al lado derecho— se dedicaría a la comercialización de droga, según la Orden de Operaciones N.° 016-2018-REGPOL- LIMA/DlVOPE-EVL-DEPOE «Cordillera Blanca 2018», a la cual se acompañó como elemento sustentatorio un CD, el mismo que al visualizarse se observa que el sujeto antes mencionado haría entrega de envoltorios de papel a cambio de los cuales recibía la suma de S/ 10,00.

1.2. Es así que personal policial de la División del Escuadrón Verde, conjuntamente con representantes del Ministerio Público procedieron a realizar el descerraje y allanamiento del citado inmueble y al hacerlo se encontró en su interior al sentenciado Luis Humberto Peralto Espinoza, quien indicó que la droga se encontraba en el primer cajón de un ropero de madera de color marrón; específicamente, en el primer cajón horizontal de dicho ropero, el cual estaba en la primera habitación del lado izquierdo (signada como N.º 02 en la denuncia fiscal), logrando hallarse en dicho lugar una bolsa de polietileno transparente que contenía 82 envoltorios de papel periódico conteniendo cado uno de ellos, una sustancia parduzca pulverulenta compatible con pasta básica de cocaína (MI); un paquete de papel periódico que contenía 10 ligas, cada una de las cuales sujetaba 20 envoltorios de papel periódico tipo «ketes» que contenían, igualmente, la misma sustancia, haciendo un total de 200 envoltorios (M2); una bolsa de polietileno color negro conteniendo 20 ligas cada una de las cuales sujetaba 20 envoltorios de papel periódico tipo «ketes» conteniendo en su interior la misma sustancia, que sumaban 400 envoltorios (M3).

1.3. En la siguiente habitación del lado izquierdo (signada en la denuncia fiscal como la N.º 03), se observó una cómoda de madera de color marrón seguida de otra, también, de color marrón en cuyo primer cajón se halló una bolsa de papel color beis con la inscripción: «Mc Donalds» conteniendo 100 bolsitas de polietileno transparente con cierre hermético que contenían restos vegetales (hojas, tallos y semillas) compatibles con cannabis sativa – marihuana (M4); asimismo, al continuarse con el registro de dicha habitación se halló una cama de madera con su respectivo colchón y debajo de este y sobre la tarima se encontró uno bolsa de polietileno color negro conteniendo 1458 envoltorios de papel periódico tipo «kete» que contenían, a su vez, una sustancia compatible con pasta básica de cocaína (M5). Asimismo, cabe señalar que, en la mencionada habitación, también, se halló uno billetera, al parecer, de cuerpo color marrón, conteniendo cinco billetes de S/ 100,00 y un documento de identidad del recurrente Alberto Peralto Condori.

1.4. Por otra parte, se tiene que, en la siguiente habitación utilizada como dormitorio, se encontró un ropero de melamine color negro en cuya parte superior se halló un envoltorio de papel blanco que contenían cinco billetes de S/ 100,00 así como tres billetes de S/ 20,00; asimismo se hallaron cuatro celulares.

1.5. En el análisis químico respectivo de las sustancias y la especie vegetal comisadas, se estableció que las muestras analizadas signadas como MI, M2, M3 y M5 correspondían a pasta básica de cocaína con un peso neto de 0,005 kg, 0,013 kg, 0,026 kg y 0,039 kg respectivamente, lo cual sumaba en total 0,083 kg; en tanto que la muestra signada como M4 correspondía a cannabis sativa – marihuana con un peso neto de 0,083 kg.

SEGUNDO. FUNDAMENTOS DEL IMPUGNANTE

El sentenciado Alberto Peralta Condori al fundamentar el recurso de nulidad (fs. 742 a 754), alegó que:

2.1. La sentencia fue leída en su ausencia a pesar que se dispuso que la misma sería mediante video conferencia, lo que constituye causal de nulidad; además, se vulneró el debido proceso, el derecho de defensa y la tutela judicial efectiva, al haberse emitido sin resolver la solicitud de suspensión de lectura de sentencia por encontrarse pendiente el pronunciamiento sobre el requerimiento de libertad inmediata por exceso de carcelería.

2.2. En la audiencia del 20 de agosto de 2019, no se visualizó el CD ofrecido por el Ministerio Público, el cual no constituye prueba de cargo por carecer de contenido; además, en ese mismo acto procesal no se solicitó a las partes procesales la emisión de sus conclusiones escritas.

2.3. No se valoró las declaraciones brindadas por el cosentenciado Luis Humberto Peralta Espinoza, quien señaló que el recurrente no tiene participación en los hechos imputados.

2.4. Se actuó de manera arbitraria contra el recurrente, al no haberse intervenido a su hijo Elvis Alberto Peralta Espinoza, quien también se encontraba en el inmueble allanado; además, la marihuana encontrada fue llevada por el personal policial para involucrar a los intervenidos.

2.5. No se valoró adecuadamente las declaraciones del personal policial interviniente, quienes han señalado que, quien era objeto de seguimiento era su hijo Luis Humberto Peralta Espinoza; que la intervención del recurrente obedece a que reaccionó frente a los actos de intervención y allanamiento.

2.6. No se analizó adecuadamente la forma y circunstancias en que se llevó a cabo la intervención policial, ya que, si tenían orden judicial de allanamiento y descerraje, no había necesidad que ingresaran por los techos y sin uniforme policial.

TERCERO. SUSTENTO NORMATIVO

En forma previa a analizar la cuestión de fondo y que es materia de impugnación (si la sentencia condenatoria se encuentra debidamente motivada y, en consecuencia, conforme a ley), se debe considerar los siguientes preceptos legales:

3.1. El inciso 5, del artículo 139, de la Constitución Política del Estado prevé la garantía constitucional —de naturaleza procesal— de la motivación de resoluciones judiciales; con este precepto se establece un deber jurídico atribuible al operador de justicia, mediante el cual se le exige que toda decisión judicial contenida en una resolución, debe estar sustentada o amparada con argumentos suficientes y válidos. Por tanto, como señaló el Tribunal Constitucional1, “la necesidad de que las resoluciones judiciales sean motivadas es un principio que informa el ejercicio de la función jurisdiccional y, al mismo tiempo, es un derecho fundamental de los justiciables”.

3.2. El artículo 298 del Código de Procedimientos Penales prevé las causas de nulidad; una de ellas —inciso 1— se produce cuando el acto procesal incurrió en graves irregularidades u omisiones de trámites o garantías establecidas en la Ley Procesal Penal.

3.3. El artículo 280 del Código de Procedimientos Penales señala que la sentencia deberá apreciar las pruebas producidas en la audiencia, así como los testimonios, peritajes y actuaciones de la instrucción —-en su caso, la confesión—.

CUARTO. ANÁLISIS DEL CASO CONCRETO

4.1. Habiendo observado los medios probatorios incorporados al proceso y los fundamentos expuestos, por la Sala Superior, en la sentencia cuestionada (folio 704), que concluyó con una decisión condenatoria, este Tribunal Supremo no comparte la motivación que se hizo para sustentar esa decisión judicial; por las siguientes razones puntuales:

a) El Colegiado no cumplió con la garantía constitucional prevista en el inciso 5, del artículo 139, de la Constitución Política del Estado, pues se aprecia una motivación deficiente, esto es, falta de razones que justifiquen debidamente la decisión condenatoria. Se aprecia en la sentencia cuestionada que la Sala no fundamentó debidamente la construcción judicial de la culpabilidad del recurrente, observándose una motivación insuficiente; además, que no se analizó los medios probatorios de descargo referido a que el recurrente se dedicaba a las labores de construcción.

b) Esta deficiencia trajo consigo la ausencia de un pronunciamiento sobre la tesis de la defensa del recurrente, pues se puede apreciar que ellos plantearon como teoría del caso que la droga que se encontró en la habitación del recurrente (habitación denominada con cuarto N.° 03), fue “sembrada” (acción referida a colocar irregularmente un objeto dentro del ámbito de gestión personal de una persona, con el objetivo de involucrarlo indebidamente en un hecho delictivo) por parte de los efectivos policiales.

c) De los actuados se desprende que no se ha podido llevar a cabo la diligencia de visualización del CD que registró el allanamiento y descerraje del inmueble del recurrente. Este acto procesal resultaría muy importante para el esclarecimiento de los hechos que se le imputó; pues si bien en el juicio se prescindió de ese medio probatorio debido que por problemas técnicos no se pudo realizar esa visualización —la defensa en ese momento no realizó cuestionamiento alguno—-, lo cierto también es que el colegiado no agotó todos los medios necesarios para poder apreciar el contenido del referido CD. Esta actividad probatoria habría resultado ser muy importante para esclarecer los hechos, especialmente para dar respuesta a la tesis de la defensa del recurrente, ya que ese material filmó como se llevó a cabo la diligencia de registro domiciliario y el hallazgo de la sustancia incautada en la habitación del recurrente. Por ello, al considerar la trascendencia de esa actividad probatoria, se estima que se debe desarrollar un nuevo juicio con el fin de que se pueda visualizar el referido CD, con observancia de los principios de inmediación, contradicción y defensa; más aún que la sentencia cuestionada transgrede el derecho de la motivación de las resoluciones judiciales, en el extremo de la condena del recurrente.

4.2. Por otro lado, se aprecia en el expediente que en el juicio no se tomó la declaración del otro hijo del recurrente, el testigo Elvis Alberto Peralta Espinoza, quien habría estado al momento de la intervención policial, y pudo observar cómo se desarrolló el registro domiciliario y hallazgo de la droga en la habitación N.° 03; por lo que, su versión también habría sido muy importante para el esclarecimiento de los hechos imputados al impugnante. En ese sentido, el Colegiado que llevará a cabo el nuevo juicio oral, debe impulsar—por todas las vías legalmente posibles— la concurrencia del citado testigo.

4.3. En esa misma línea, también deberá concurrir al juicio el sentenciado confeso Luis Humberto Peralta Espinoza y los efectivos policiales intervinientes, con el fin de que puedan informar sobre el desarrollo del registro domiciliario y, así, descartarse o no la tesis de la defensa, referido a una posible actitud irregular de los efectivos policiales, quienes según la defensa técnica habrían colocado indebidamente esa droga encontrada en la habitación del recurrente. Esto tiene mayor relevancia si es que se tiene en cuenta que según las acciones de inteligencia solo se pudo registrar al sentenciado confeso realizando la venta de droga, lo que motivó la diligencia judicial de allanamiento y descerraje.

4.4. Con lo expuesto, y de acuerdo con el artículo 298 del Código de Procedimientos Penales, la sentencia recurrida contiene una motivación insuficiente como para respaldar una condena, debiendo declararse nula. Deberá realizarse un nuevo juicio oral por un Tribunal Superior distinto al que emitió la sentencia cuestionada, quien deberá tener en cuenta las pruebas y fundamentos antes señaladas, y los que considere necesarios para esclarecer la situación jurídica de los encausados.

DECISIÓN

Por estos fundamentos, y con lo expuesto en el dictamen del fiscal supremo en lo penal:

I. DECLARARON NULA la sentencia del veintidós de agosto de dos mil diecinueve (fs. 704 a 732), en el extremo que condenó a Alberto Peralta Condori como autor del delito de tráfico ilícito de drogas (previsto en el segundo párrafo, del artículo 296, del Código Penal), en perjuicio del Estado; y le impusieron seis años de pena privativa de libertad.

II. MANDARON se realice un nuevo juicio oral por otro Colegiado Superior, el que deberá actuar con celo y celeridad en el ejercicio de sus funciones; y deberá tener presente lo expuesto en la presente ejecutoria.

III. ORDENARON la inmediata libertad de Alberto Peralta Condori, siempre y cuando no existan órdenes dictadas en su contra emanadas de autoridad competente, para cuyos efectos debe oficiarse en el día al Órgano Jurisdiccional de Origen.

DESCARGAR RESOLUCIÓN AQUÍ:

Pin It on Pinterest